Regla diez. Que el grupo amplíe las rasgaduras de los velos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Regla diez. Que el grupo amplíe las rasgaduras de los velos

Mensaje  Admin el Jue 17 Dic - 16:55

Regla Diez.

Ya han conocido y aplicado las reglas para trabajar dentro de los velos de maya. Que el grupo amplíe las rasgaduras de esos velos y permita así entrar la luz. Que la Hueste de la Voz no se haga oír y que los hermanos sigan adelante dentro del Sonido. Que entonces conozcan el significado del O.M. y oigan ese O.M. tal como lo emite Aquel que permanece y espera en el centro mismo de la Cámara del Concilio del Señor.


Como recordarán estamos considerando el trabajo que debe realizar el iniciado y no el esfuerzo hecho por el animoso aspirante cuando enfrenta y maneja esas fuerzas que han logrado llegar a la expresión física, las cuales esperan precipitarse al manifestado mundo físico denso, desde los niveles de los cuarenta y ocho subplanos. El aspirante debe trabajar siempre de afuera adentro y esforzarse por dirigir su vida de arriba abajo, si quiere dominar dichas fuerzas y no ser controlado por ellas. En cambio el iniciado trabaja “desde adentro del círculo”, o sea el campo o círculo de maya. Por lo tanto debe desarrollar su actividad desde el propio núcleo del misterio que encierran dichas fuerzas, y puede hacerlo porque está en una posición donde sabe con qué tipo de energías debe habérselas, comprende la naturaleza de las fuerzas con las cuales puede y debe manipular las “energías de maya” y dominar así al plano etérico; también es consciente de dónde termina un velo y comienza otro y, desde ese nivel puede, con todo éxito, adaptar las arremolinadas y vivientes energías al canon divino.

Debe observarse también que el iniciado proyecta las energías al mundo de maya, las dirige desde varios centros existentes en su cuerpo y desde el punto central de energía correspondiente a cada centro empleado. El iniciado actúa desde la “joya central en el loto”, y estos siete centros focales, las denominadas siete joyas, son la analogía de la joya en el loto egoico. Por consiguiente, esto significa que el trabajo exitoso “dentro de los velos de maya” involucra siempre el empleo del aspecto voluntad y el consiguiente uso de esa porción de fuerza shambállica que el iniciado es capaz de apropiarse y usar, porque ya ha comenzado a actuar como agente de enfoque para la Tríada espiritual, y no actúa como alma o personalidad controlada por el alma. Esto es algo importante para recordar.

La fuerza empleada debe afluir a través del antakarana y, de acuerdo a la índole del trabajo a realizar, así será el particular hilo o hebra del arco iris que el iniciado empleará. Estos son los cuatro velos de maya, necesariamente construidos de siete fuerzas, que producen el aspecto real y fenoménico (en tiempo y espacio) de la Gran Ilusión en sus tres formas: ilusión, espejismo y maya. Existen siete puntos de energía a través de los cuales afluyen los distintos aspectos de la fuerza necesaria para producir los efectos deseados dentro de los velos de maya, correspondientes a los siete tipos o cualidades de rayo. Pero el tipo principal de energía con la cual trabaja el iniciado en el plano físico es la séptima, el rayo o energía del ritual, del ceremonial, del orden y de la ley. El trabajo que se lleva a cabo dentro de los velos de maya es de reajuste, ordenamiento y coordinación de las fuerzas que existen como maya, proporcionando en tiempo y espacio las formas por cuyo intermedio podrán materializarse los planes de la Jerarquía; el alma de cada forma adquirirá la experiencia necesaria y así progresará el cumplimiento de la voluntad de Dios.

Maya no es algo que debe ser destruido, disipado, disuelto o rechazado. En realidad es un aspecto del tiempo, y constituye para el iniciado el conjunto de fuerzas creadoras con las cuales debe trabajar; éstas son impelidas a la generación y activación de las formas y en el actual momento transitorio y efímero personifican la etapa fenoménica de evolución alcanzada por la vida de Dios. El trabajo del iniciado, actuando bajo la inspiración jerárquica, consiste en cambiar las formas actuales por otras más adecuadas, que la vida descendente y su actividad dinámica demandan. Se refieren, en consecuencia, al aspecto del divino proceso evolutivo, que se ha precipitado. Concierne a la relación que existe entre la Hueste de la Voz y el SONIDO que condiciona la evolución, y a la tarea de supervisión que ejerce la Jerarquía al sustentar el trabajo del alma que mora en todas las formas -construidas por la Hueste de la Voz y por los devas en sus graduadas filas.

El trabajo directriz y supervisor que realiza la Jerarquía, llevado a cabo por los Maestros y Sus grupos y por los iniciados que pertenecen a dichos grupos, rara vez se tiene en cuenta; sin embargo, es de suma importancia y a él se refiere definidamente esta regla. La tarea encomendada a la Jerarquía consiste, fundamentalmente, en permitir "que entre la luz", pero esta vez no como revelación, visión o iluminación, pues éstas son aspectos de la luz egoica; el trabajo del iniciado consiste en ayudar a construir el cuerpo planetario de sustancia luz, que revelará finalmente la naturaleza de la Deidad y la gloria del Señor, constituyendo la analogía planetaria del cuerpo luz por cuyo intermedio se manifiestan finalmente el Cristo y todos los Hijos de Dios que han alcanzado la perfección, vehículo creado por la energía de la Voluntad, complementada y "sujeta a la existencia" por la Voluntad. Exotéricamente se expresa a sí mismo mediante la proyección de esa energía volitiva, por conducto del punto central de cada uno de los siete chakras o lotos.

Al estudiar las reglas para iniciados debemos recordar siempre que conciernen primordialmente al empleo de la voluntad o primer aspecto. Es la energía de la mónada utilizada por medio de la Tríada espiritual y relacionada con la personalidad a través del antakarana. Las interpretaciones secundarias y las analogías terciarias son siempre posibles, pero el principal significado de estas reglas se relaciona con el primer aspecto divino. Por lo tanto, cuando reflexionan, piensan, estudian y correlacionan, deben siempre tener presente:

1. Los siete tipos de rayo.
2. La mónada, la Tríada espiritual y la triple personalidad, las cuales constituyen otro septenario.
3. Los siete grupos de Maestros.
4. Los siete centros y sus siete puntos centrales o joyas.
5. Los cuatro velos de maya.

Podrán relacionarse otros septenarios pero no son necesarios para el iniciado que ha desechado conscientemente todos los septenarios inferiores y trabaja ya con las siete energías mayores, con el séptuple campo de su actividad y el séptuple aspecto del instrumento complementario, ya sea planetario o individual.

Cuando nos acercamos a la meta del espíritu, prosigue rápidamente la simplificación. La voluntad se ocupa invariablemente de las cosas esenciales y no de los detalles de la manifestación. El amor tiene que ver con los fundamentos transitorios y evolutivos, en cambio la inteligencia se ocupa de los detalles y su coordinación coherente en respuesta al impulso y fuerza atractiva del amor divino y al impulso dinámico del espíritu.

Después de estas observaciones preliminares tomaremos la décima regla, frase por frase, las cuales son cinco:

1. Ya han conocido y aplicado las reglas para trabajar dentro los velos de maya.

No deben olvidar los estudiantes que el trabajo de la Jerarquía está condicionado constantemente por la etapa evolutiva alcanzada por la Jerarquía humana. En los albores de la historia humana prácticamente no existía el progreso, por lo tanto el proceso de pensar, poco o nada afectaban a las fuerzas y energías activas en los niveles etéricos. En ese periodo estaban en un estado de relativa pasividad o eran arrastradas a la actividad por la definida y planeada impronta de la Jerarquía; cualquier efecto proveniente del reino humano se debía exclusivamente al impulso o impresión masiva, que era exiguo, debido a la carencia de relación coordinada entre entes y grupos de la familia humana. Posteriormente, a medida que se agrupaban las unidades familiares formando tribus y éstas se unían a otras, a fin de formar tribus mayores o naciones en embrión, acrecentábase el efecto masivo, pero aún había poca actividad mental o dirección vinculada al mismo, siendo en gran parte instintivo y -si puedo expresarlo así -el plano etérico constituye en realidad una especie de matriz que circundaba una valiosa creación, esencialmente protectora, separadora y ligeramente energetizadora.


A medida que pueda traducirlas, expondré algunas de las reglas o fórmulas, tal como aparecen en el Libro de Reglas del Maestro. Algunas de ellas son intraducibles:

1. Enfocar la fuerza en la punta de la joya y descubrir el velo que ella puede tocar.
2. Llevar la fuerza de una punta a otra y luego proyectarla.
3. Descubrir la energía de la forma detrás del velo que ha sido atacado. Existe una rasgadura en el velo. Descúbranla y observen.
4. Un sendero atraviesa los velos, y da acceso a varios atrios. Caminar por ese sendero sembrando destrucción y limpiando de residuos el atrio. El último atrio es el de los cambistas de dinero.
5. Enfrentar las fuerzas descendentes y descubrir la corriente que les pertenece.
6. Estar a la expectativa de la corriente de fuerza maligna que trata de remendar las rasgaduras. Proyectar sobre esa corriente la energía que ya conocen, la cual los ha conducido desde el ashrama a los velos. Emplear y hacer retroceder el mal hasta el plano astral.
7. Trabajar con el Sonido y conocerlo como fuente de poder. Emplear primero la Voz, luego el O.M. y después el Sonido. Los tres serán suficientes.

Existen otras reglas, pero estas les proporcionarán los datos necesarios para realizar este tipo de trabajo, reglas que el audaz discípulo necesita conocer. Han sido ya aplicadas y la mente inferior no debe interpretarlas sin la ayuda de la conciencia iniciática.


La segunda frase es la siguiente:

2. Que el grupo amplíe las rasgaduras de esos velos y permita así entrar la luz.

Llegamos ahora a un definido mandato o instrucción grupal. Se invoca la ayuda del grupo en forma tal que parece una orden. Lo esencial del mandato formulado reside en que durante la nueva era y en el intervalo entre el pasado (cuando prominentes discípulos trabajaron dentro de los velos de maya) y la nueva era (donde la humanidad actuará conscientemente en el plano etérico), será necesario el trabajo de los grupos esotéricos dirigidos por el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, los cuales serán capaces de diferenciar los distintos velos, constituyendo esto el imprescindible y siguiente desarrollo. Los grupos deben enfocar la energía en el centro del ser grupal; el grupo debe llevar la fuerza de un punto a otro y de un velo a otro; proyectar la energía destructora y, en conjunto, llegar a percibir lo que oculta cada velo; desempeñar actividades purificadoras (siete en total); enfrentar, aceptar y distribuir, la descendente energía espiritual que finalmente consumará el trabajo realizado. El grupo -mediante el empleo de esa corriente descendente- hará retroceder las fuerzas del mal hasta el plano astral, y trabajará unido con los tres aspectos del primer rayo, tipificado por la Voz, el O.M. y el Sonido.

Lo antedicho contiene una magistral fórmula para la actividad grupal y también un poderoso método (una vez que el grupo pueda trabajar en forma unida) para la depuración y reorganización de las fuerzas que están activas hoy en el mundo. En la actualidad dichas fuerzas predominan en forma incontrolada; su efecto es casi tangible (en sustancia etérica) y están real y visiblemente presente y controladas por la Logia Negra, que utiliza las voces de la engañosa propaganda, la Palabra de la muerte (la cual no impartiré porque el O.M., la palabra de la Vida, es suficiente) y el Sonido del aspecto más denso de la manifestación -sonido poderoso del reino mineral. Ello constituye una condición sin paralelo y crea una excepcional concentración de las fuerzas del bien y del mal sobre el plano etérico. La tarea de los grupos que trabajan dirigidos por los Maestros de Sabiduría, consiste en permitir la entrada de la luz, utilizando las rasgaduras existentes en los velos de maya.

Mencionaré tres grandes rasgaduras producidas en los velos. La Biblia se refiere a ellas en forma simbólica, aunque no ha sido observado ni comprendido su significado esencial.

La primera fue producida por el establecimiento de la Ley de Dios, que El Antiguo Testamento describe simbólicamente en el episodio de Moisés, cuando ascendió al Monte de Dios, y allí recibió los Diez Mandamientos; expresión de la ley divina adaptada a la humanidad y necesaria para proyectar las fuerzas que destruyen, purifican y reorganizan. Moisés, el Codificador, penetró en una de las aulas dentro de los velos de maya y allí encontró la gloria del Señor. Su resplandor era de tal magnitud que, según El Antiguo Comentario:

"Aquel que fue de los primeros en penetrar tras los velos, absorbió la luz, pero ignoró cómo trasmitirla a otros. Él y los demás no estaban preparados, aunque la luz estaba allí y también los dos ojos directrices, pero sólo se puede utilizar uno de ellos y proyectar y enviar la luz a cumplir su misión. El otro debe ser cegado, y eso lo sabía el Codificador. Por eso veló la luz, apropiándose, para ese fin, de un fragmento de aquello que él había ayudado a destruir; luego descendió de la cima de la montaña y regresó a la oscuridad de la tierra".

La segunda y muy importante rasgadura la produjo el poder del segundo aspecto, cuando Cristo sometió al Maestro Jesús a la cuarta iniciación, y su influencia conjunta triunfó sobre la muerte. Leemos que el velo del Templo se rasgó de arriba abajo. El codificador estuvo presente al producirse la primera rasgadura, como culminación de la tercera iniciación, teniendo lugar un proceso similar de glorificación. Un acontecimiento análogo se produjo en la Transfiguración de Cristo, ejerciendo influencia o, mejor dicho, actuando a través del Maestro Jesús. Pero, durante el triunfo sobre la muerte y debido al episodio de la Gran Renunciación o Crucifixión, se produjo un grande e importante desgarramiento. Cuando se acata e interpreta correctamente la Ley, se define la actitud del hombre en el plano mental y sirve para producir una rasgadura en el velo etérico, separando de la forma físico densa el vehículo etérico, en su cuádruple aspecto. El desgarramiento del segundo velo, durante la Crucifixión, permitió la entrada de la luz en el segundo nivel del plano etérico. y un nuevo tipo de iluminación se difundió sobre la tierra. La Ley y el Amor pudieron entonces penetrar en la conciencia de la humanidad en forma directa y nueva, pues con ello quedaba involucrado el cerebro del hombre, por medio de la contraparte etérica de la sustancia del cerebro físico; el instinto de autopreservación (uno de los aspectos inferiores de la Ley) y la tendencia a la sensibilidad (sentimiento o emoción, una de las formas inferiores del amor) podían ser expresados en forma más comprensible.

Otra rasgadura del velo, relativamente de menor importancia, tuvo lugar cuando Saúl de Tarso contempló la gloria del Señor y se trasformó en Pablo, el Apóstol. Su empuje y poderosa rectitud y sinceridad, su apresuramiento en el "camino a Damasco", lo impelieron a atravesar uno de los velos separadores. El Reino de los Cielos "sufrió la violencia", y los violentos lo toman por la fuerza. Dicha fuerza, actuando en Saúl, lo impelió a través del velo que impedía la visual, y la rasgadura producida le trajo una nueva revelación. Se ha dicho que quedó ciego durante tres días, y ello está corroborado en los registros esotéricos; la bien conocida analogía de los tres días en el sepulcro, reconocida por los esoteristas, es análoga también a la entrada en el tercer cielo, que posteriormente Pablo testimonió durante su vida. Comprendió la naturaleza de la Ley, como lo demostraron sus posteriores epístolas; el efecto del amor lo condujo hasta los pies del Iniciador, aprovechando así las dos rasgaduras anteriores. Mientras se esforzaba por alcanzar la luz escribió la Epístola a los Hebreos que ha desatado tanta controversia. En ella los resultados del desgarramiento del tercer velo proporcionan la nota clave y expresan el primero y más elevado aspecto, así como las dos primeras rasgaduras condujeron a la revelación de la tercera y segunda cualidades divinas. El primer aspecto puede ser considerado una síntesis, la Comunión de los Santos, y relacionado con el Señor del Mundo, Melkisedek. Lean la epístola a la luz de estas observaciones, y observen cómo un gran iniciado se esforzó por revelar algunos hechos inherentes al aspecto voluntad o poder. Sin embargo, estaban más allá de la comprensión de los discípulos y aspirantes de esa época, pero hoy forman parte real del conocimiento humano. La Ley, el Amor, la Unión o Síntesis, las grandes energías que se han infiltrado en la conciencia humana, proporcionan hoy la estructura sobre la cual se fundará la nueva civilización, se originará un nuevo acercamiento a Dios y se desarrollarán nuevas relaciones humanas.

Por lo tanto, las tres grandes rasgaduras aún existen, además muchas otras de menor importancia a las cuales no me referiré ni es necesario que lo haga. En el momento de la iniciación tres grandes Hijos de Dios aportaron sustancialmente a la conciencia humana, mediante su determinada voluntad de acatar la ley, su voluntad de amar y su voluntad de síntesis, ayudando así a la humanidad a avanzar con menor dificultad en el "camino iluminado", pasar por las aulas de maya, con la ayuda de la luz vertida a través de las rasgaduras que produjeron en los velos separadores los perfectos Hombres divinos, en el momento de Su triunfo. Aún falta una cuarta gran rasgadura resultante de las energías liberadas y del bien adquirido, que posibilitaron las tres rasgaduras anteriores. Esta cuarta rasgadura la hará la humanidad misma, con "intención masiva" enfocada a través de los grupos que constituyen la exteriorización de los ashramas de los Maestros. Por lo tanto, la rasgadura se producirá cuando nuevamente la Jerarquía adquiera forma física en la tierra.

Tengan presente la naturaleza simbólica de esta enseñanza; Los velos no existen en realidad, según el sentido usual del término. Son energías y fuerzas opositoras que actúan sobre el aspirante como factores inhibidores, cuando trata de progresar, y sobre toda la familia humana cuando avanza en el Sendero de Evolución. Básicamente no tienen relación con la conciencia, pues en la mayoría de los casos los velos "se hallan en el aspecto terrenal del ser y no en el aspecto luz"; esencialmente constituyen fuerzas físicas y, aunque resultan de los propios esfuerzos y actividades del hombre en el transcurso de las épocas, son mayormente obstáculos, invisibles e incomprendidos, a su progreso. Constituyen la concentración más inferior de fuerzas precipitadas desde otros niveles de actividad superiores al físico, tal como ustedes entienden la sustancia física. Podría decirse, por medio de una frase verídica, aunque engañosa, que están colocadas entre el sutil hombre interno, mental y astral, y su cerebro físico. Impiden que el cerebro registre el mundo de causas y significados. Dicho mundo interno puede ser emocional o mental en su enfoque y precipitación de su fuerza en el plano etérico. También puede ser el resultado fusionado de la integración de la personalidad y una combinación de energías, o estar bajo el dominio de los efectos de la energía del alma. Si son evocadas, pueden esotéricamente penetrar, expulsar o desintegrar, y atravesar los velos de fuerzas separadoras, trayendo, con el tiempo, coordinación entre el alma y el cerebro.

Dichos velos parecen cortinas que cubren las ventanas de la visión. Evitan conocer lo que está más allá del ámbito o zona de la experiencia común o mediocre, e impiden que penetre la luz.

El mencionado trabajo realizado por los Hijos de Dios nada tiene que ver con el desgarramiento de los velos de sus propias fuerza y vida interna, que produce el contacto directo y claro con el alma o con la iluminación adquirida por la experiencia en el plano físico. En el caso especial de los tres Hijos de Dios, esto se efectuó hace mucho tiempo. Prestaron servicio a la humanidad, produjeron las rasgaduras en los velos que separaban al género humano de la experiencia espiritual superior e impedían registrar la realidad de la existencia de la Jerarquía. Su servicio fue universal, e hizo posible a la humanidad obtener más progreso, porque de no permitirse una mayor entrada de luz, el hombre no hubiera podido ver ni comprender la necesidad de destruir los obstáculos que la impedían. El aspirante común no puede percibir los velos hasta filtrarse alguna luz a través de las rasgaduras en "la cortina de obstáculos".

La gloria de Cristo y lo excepcional de Su realización estriba en el hecho de haber sido el primero en rasgar los velos de "arriba abajo". Pudo hacerlo porque actuó como Salvador del Mundo, en forma separada e independientemente de la humanidad; se liberó del aura de la familia humana y -citando nuevamente El Antiguo Comentario, hasta donde puedo traducir las arcaicas palabras:

"Actuó desde arriba, y de lo más lejano surgió la fuerza que, con impetuosa arremetida, se abrió camino hacia las fuerzas separadoras, desbandándolas en tres direcciones, desde el más elevado punto y hacia la derecha e izquierda, permitiendo la entrada de la emanante fuerza que se resolvió en luz, amor y energía elevadora. Así actuó Aquel a Quien todos los hombres deben esperar. Siendo como el hombre, no actúa como tal. Actúa como luz divina, energía suprema y como Salvador del mundo de los hombres".

Permítanme citar otra vez la misma fuente y darles los antiguos nombres de los velos:

"A continuación del plano terrenal se halla el Velo de la Impulsión y luego el Aula de la Concentración, le sigue el Velo de la Distorsión, relacionado con el mundo del espejismo, análogamente a como la impulsión lo está con la fuerza. Más allá de ese velo tenemos el Aula de la Elección. Luego descubrimos otro más, el Velo de la Separación, y más allá de éste el Aula de los Hombres Ciegos -cegados por la luz, pero enfrentando el último velo, el Velo de la Aspiración. Cuatro velos, tres aulas y muchos hombres".

Dejaré que ustedes diluciden debidamente este párrafo que contiene aseveradas verdades y conocimiento compendiados. Les recordaré que para el aspirante la concentración es una cosa y otra muy distinta para el iniciado, y la elección del iniciado no es igual a la del aspirante. La fuerza cegadora mencionada abarca desde la profunda oscuridad espiritual en la que actúa el hombre común, pasando por la ceguera de la cual Saúl de Tarso fue el exponente, hasta esa condición que abruma al Iniciado más elevado cuando espera su aceptación en la Cámara del Concilio del Señor.


Última edición por Admin el Sáb 19 Dic - 13:23, editado 1 vez

Admin
Admin

Mensajes : 424
Fecha de inscripción : 17/11/2009

http://maestros.mejorforo.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Regla diez. Que el grupo amplíe las rasgaduras de los velos

Mensaje  Marcelo el Jue 17 Dic - 17:50

Regla Diez.

Ya han conocido y aplicado las reglas para trabajar dentro de los velos de maya. Que el grupo amplíe las rasgaduras de esos velos y permita así entrar la luz. Que la Hueste de la Voz no se haga oír y que los hermanos sigan adelante dentro del Sonido. Que entonces conozcan el significado del O.M. y oigan ese O.M. tal como lo emite Aquel que permanece y espera en el centro mismo de la Cámara del Concilio del Señor

Tema: las rasgaduras de los velos de maya, espesificamente el cuerpo eterico o separador entre el fisico y el astral.

...
...
...

y Dice: A medida que pueda traducirlas, expondré algunas de las reglas o fórmulas, tal como aparecen en el Libro de Reglas del Maestro. Algunas de ellas son intraducibles:

1. Enfocar la fuerza en la punta de la joya y descubrir el velo que ella puede tocar.

2. Llevar la fuerza de una punta a otra y luego proyectarla.

3. Descubrir la energía de la forma detrás del velo que ha sido atacado. Existe una rasgadura en el velo. Descúbranla y observen.

4. Un sendero atraviesa los velos, y da acceso a varios atrios. Caminar por ese sendero sembrando destrucción y limpiando de residuos el atrio. El último atrio es el de los cambistas de dinero.

5. Enfrentar las fuerzas descendentes y descubrir la corriente que les pertenece.

6. Estar a la expectativa de la corriente de fuerza maligna que trata de remendar las rasgaduras. Proyectar sobre esa corriente la energía que ya conocen, la cual los ha conducido desde el ashrama a los velos. Emplear y hacer retroceder el mal hasta el plano astral.

7. Trabajar con el Sonido y conocerlo como fuente de poder. Emplear primero la Voz, luego el O.M. y después el Sonido. Los tres serán suficientes.



DE LO POCO QUE ENTIENDO A VER QUIEN ME PUEDE ILUMINAR UN POCO MAS:

El resto no entiendo bien que quiere decir, y el comentario del "ultimo atrio es de los cambistas de dinero" no quiero leer ni responder acotaciones tontas, claramente arriba dice Algunas de ellas son intraducibles ok!

Bien aclarado lo de las acotaciones, el tema que me interesa es el de las rasgaduras
...marque los puntos en azul que ¿creo?, ¿quizas?, ¿a lo mejor? y ¿supongo? que entiendo.

que son:

1. Enfocar la fuerza en la punta de la joya y descubrir el velo que ella puede tocar.

La punta de la joya se refiere al centro del chackra, o sea la joya del chakra, el punto medio, no los petalos.

Luego descubrir el velo que ella puede tocar, bien aqui creo que podria ser por ejemplo para el ajna el velo de la vision astral, como el laringo la audicion, el coronario la conciencia "o los sueños" y el de la nuca la telepatia.


Existe una rasgadura en el velo. Descúbranla y observen.

¿Descúbranla?
Observen:
Lo relaciono con los ejemplo que sobran en la web de quienes al experimentar una vision por una rasgadura en el 3er ojo y se asustan, cuando la postura correcta deveria de ser la del observador.
de " Maya o Espejismo o Ilucion o Creacion irreal "


corriente de fuerza maligna que trata de remendar las rasgaduras.

Corriente de fuerza maligna no quiero entrar en toda una discucion religiosa que aqui no tiene nada que ver.
pero me llama la atencion donde dice: Trata de remendar las rasgaduras, aqui el punto que mas me atrae de este texto antiguo.

Entiendo que cuando se rasga el Velo de Maya que separa al ser humano, del plano Ireal donde vive del plano interno o mas Real que el fisico, siertas ¿Fuerzas? por ejemplo por medio del temor y el miedo, dice "corrientes de fuerza maligna" , " Tratan de remendar las rasgaduras " o sea cerrar nuevamente, para mantener al ser humano en la Ignorancia...

¿Es correcta mi interpretacion?

¿La postura del observador?

¿Contancia?


Emplear y hacer retroceder el mal hasta el plano astral.

me pregunto y en que plano estan para que luego retrocedan?
y de retroceder al plano astral porque es de donde salen, el metodo para esto es la luz que se irradia del centro ajna.



7. Trabajar con el Sonido y conocerlo como fuente de poder. Emplear primero la Voz, luego el O.M. y después el Sonido. Los tres serán suficientes.

La tecnica seria el SONIDO y con esta es suficiente ( Los Mantram )
- aclaro esto por las diversas tecnicas que encontramos en internet que solo causan problemas y confucion -
Segun aquí en este escrito con el SONIDO OM es suficiente!

¿primero la Voz, luego el O.M. y después el Sonido. Los tres serán suficientes?
Es diferente la Voz del O.M. del Sonido ?

...esta ultima queda como pregunta que no logro develar su significado???

sunny

Marcelo
Admin

Zodiaco : Pez Búfalo
Mensajes : 950
Fecha de inscripción : 22/11/2009
Edad : 43
Localización : Ciudad Autonoma de Buenos Aires

Volver arriba Ir abajo

Re: Regla diez. Que el grupo amplíe las rasgaduras de los velos

Mensaje  Marcelo el Jue 17 Dic - 20:55

1. La trama eterica y su rotura o rasgadaras por medio del OM centrado en el centro del chakra que seria la joya ?

2. La corriente de fuerza maligna que trata de remendar las rasgaduras ?

3. La" Voz, O.M y Sonido " ¿Los tres son diferentes cosas ???

el 1er punto bien!
el 2do es como dice o se interpreta de otra manera?
pero y el 3ro ¿?

Question

Marcelo
Admin

Zodiaco : Pez Búfalo
Mensajes : 950
Fecha de inscripción : 22/11/2009
Edad : 43
Localización : Ciudad Autonoma de Buenos Aires

Volver arriba Ir abajo

Re: Regla diez. Que el grupo amplíe las rasgaduras de los velos

Mensaje  Hazma Qi el Miér 6 Ene - 22:14

Vamos por parte y por lo que entendí yo.
1. No creo que se refiera a los poderes, porque son astrales y el enfoque de la regla apunta al mental y al búdico, que son planos amorfos.
La joya del loto seguramente puede tener forma, pero la interpretación creo es de un estado de conciencia, en el cual la atención se centra concentrada y potentemente en el centro coronario, hasta que llega un punto en que la comprensión destella y se emite una nota de comprensión; allí se usa la joya.
Y la rasgadura del velo más que nada supongo apuntará al "círculo no se pasa" del tiempo, de la existencia de la conciencia sustentada en el cuerpo causal. Ese velo se rompería con energía de la voluntad grupalmente invocada. Y la abertura es el antakarana, propio según la mónada de cada uno.

2. El mal podría ser la separatividad mental, la constante intención de la mente de "cortar" la continuidad de la conciencia.
Como después de la tercera iniciación se comprende la naturaleza de la mente, se conoce el misterio del pecado original y del mal, así como la caída en el mal que implica el envolvimiento mental. Podría referirse a eso...
Y hacer retroceder el mal al plano astral podría tener que ver con manejar iluminadamente la mente inferior y así demostrar que el mal es un espejismo, es decir pertenece al plano astral. Esta no la tengo me parece.

3. Las técnicas tienen que ver con la forma, y DK escribe sobre la Vida y la conciencia. No importa cómo se pronuncie, el estado de conciencia da la pronunciación, no la forma.
Y el sonido es la nota que se eleva cuando la conciencia se funde con la mónada y se produce el silencio. OM es la nota de la conciencia y tiene tantos grados como ella; el Sonido es amorfo como el plano de donde proviene. Y la voz podría ser el AUM...

Bueno, algo es algo, a seguir leyendo ahora!.

Hazma Qi
Admin

Mensajes : 186
Fecha de inscripción : 06/01/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Regla diez. Que el grupo amplíe las rasgaduras de los velos

Mensaje  Marcelo el Sáb 9 Ene - 21:18

Hola hasma te cuento que estoy de vacaciones en paraguay en medio del campo, y a lo que no tenes mucho que hacer me traje para leer este libro continue con la lectura y es como vos decis no tiene mucho que ver con el tema de los poderes o siddhis y ademas seria raro del tibetano que enseñe de esos temas.
Ademas en una parte dice algo así: "que sentido tiene que de el mantram de poder del 1er rayo si lo que importa es la intencion y no la repeticion fisica"
y bueno te me adelantastes con la respuesta... La verdadera meditacion mental por lo visto no es repetir palabras como loros...

luego cuando regrese a mi house en bs.as.amplio lo que lei, salu2..

Marcelo
Admin

Zodiaco : Pez Búfalo
Mensajes : 950
Fecha de inscripción : 22/11/2009
Edad : 43
Localización : Ciudad Autonoma de Buenos Aires

Volver arriba Ir abajo

Re: Regla diez. Que el grupo amplíe las rasgaduras de los velos

Mensaje  Contenido patrocinado Hoy a las 8:33


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.