El Velo del Nombre y el Yo Soy

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Velo del Nombre y el Yo Soy

Mensaje  Marcelo el Miér 16 Jun - 5:34

MENSAJE DEL MAESTRO
EL VELO DEL NOMBRE Y LA FORMA



Cuando uno se despierta, se conoce a sí mismo. Siente “yo soy”. Cuando ocurre el despertar, uno se abre a todo lo que conoce. Pero antes de este despertar, uno no se abre al memorándum de su vida, ya que no tiene memoria de sí mismo. Cuando no hay memoria, no hay memorándum. La pregunta es cómo era uno antes de despertar. Esta cuestión no se le plantea a uno a menos que sea un auténtico investigador. Este simplemente se disemina en todo lo que conoce y se define a sí mismo como todo eso. Define su posición en la familia, define la profesión con la que se relaciona con la sociedad, define su relación con todo lo que le rodea. Esta es su autodefinición de sí mismo. Mediante esta definición, permanece finito. Cierra todas las otras posibilidades relacionadas con él, puesto que ya se ha definido total y eficazmente. Su definición es muy concreta. De aquí que se convierta en finito, cuando es infinito.

Los sabios no se definen a sí mismos. Permanecen como un ser y como una expresión de AQUELLO. No se identifican ni con su nombre, ni con su género, ni con su tipo (por ejemplo humano, hombre, mujer), ni con su raza, la nacionalidad, o la posición social o cualquier otra posición. Saben que son cero. Saben que “AQUELLO existe como YO SOY”. Eso es todo. Saben que a diario AQUELLO viene como YO SOY y dirige lo que debe dirigirse durante el día en el lugar dado. Cuando se retiran al final del día, o incluso durante el interludio entre trabajo y trabajo, recuerdan “AQUELLO YO SOY”.

Quien se define a sí mismo excesivamente es el que se condiciona excesivamente. Las definiciones no son más que una facilidad, pero no son realidad. El hombre habla de los ecuadores, el trópico de Cáncer y el trópico de Capricornio. Dibuja líneas a través del globo. Es sólo una facilidad para comprender las temperaturas, las lluvias, las estaciones, etc. Pero en realidad no hay ni líneas horizontales ni líneas verticales a través del globo. De la misma manera, el hombre divide un océano de agua con muchos nombres, pero no hay tantos océanos. Es un solo océano con muchos nombres. Esta definición mediante nombres debería comprenderse como una facultad, pero no como una realidad.

Al eliminar la etiqueta del nombre, uno adquiere un poco más de comprensión. Al eliminar la etiqueta de la forma, adquiere más comprensión. El nombre y la forma no son más que velos iniciales que ni siquiera el llamado estudiante ocultista devela para ver. Que este develar sea el principio de otros nuevos.

Marcelo
Admin

Zodiaco : Pez Búfalo
Mensajes : 950
Fecha de inscripción : 22/11/2009
Edad : 43
Localización : Ciudad Autonoma de Buenos Aires

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.