La teoría del Enmarañamiento Cuántico

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La teoría del Enmarañamiento Cuántico

Mensaje  Marcelo el Lun 8 Nov - 9:19

Teoría del Enmarañamiento Cuántico

Al parecer, una partícula puede transmitir información a otra al instante, o sea en tiempo cero estando una separada de la otra por millones de años luz, esto implicaría que se podría viajar a estrellas muy distantes y superar la velocidad de la luz, las dos particulas podrian estar interconectadas instantaneamente a pesar de que mediara entre ellas una gran distancia. En base a estos principios se esta investigando la teletransportación y se han conseguido ya resultados satisfactorios en laboratorio donde se teletransportó un pequeño trozo macroscópico de cesio a una distancia de sólo medio metro.

Todo comenzó con la paradoja de Einstein, Podolsky y Rosen, ellos decían que era imposible que algo viajara a mayor velocidad que la velocidad de la luz, por lo tanto era imposible transmitir información en un instante de un lugar a otro del universo, sin embargo logró comprobarse.


Demostraciones a través de experimentos

En la prueba se toman tres partículas, A, B y C. La partícula C está en un lugar, y la partícula A está en otro alejado, la partícula B se entrelaza con C, y luego es llevada hasta A. Al interactuar con A, la partícula B copia la información de A y la transmite instantáneamente a C, que estaba entrelazada con B. De esta forma, se logra "teletransportar" información de un lugar a otro. Ahora bien, como la información que se teletransportó eran las características de A, ahora C tiene las mismas características que A, por lo que se "duplicó" la partícula A en C. Esto puede dar lugar a pensar que se crean clones, pero no es así pues se demostró que la partícula A sufre modificaciones al interactuar con B, por lo que no queda como antes.

La edición del New Scientist de junio del 2003 reportó que investigadores Austriacos dirigidos por Marcus Aspelmeyer exitosamente enviaron fotones enmarañados al otro lado del río Danubio sin el uso de fibras ópticas

La teoría de superconductores BCS ganadora del premio Nobel revela que la superconducción de metales, pares de electrones están emparejados a larga distancia debido a sus interacciones con una cuadrícula de cristal por donde viajan. En otras palabras, comparten la misma estructura y pueden por lo tanto interactuar entre ellas a distancia.

La respuesta yace en una propiedad curiosa en física llamada “enmarañamiento cuántico”, el cual permita partículas subatómicas afectarse una a la otra, pero únicamente si su estructura es la misma, por lo tanto el enmarañamiento cuántico permite que dos partículas se comporten como una, no importa que tan apartadas estén ellas. Midiendo el estado de una partícula instantáneamente determina el estado de la otra. Originándose de este fenómeno y otros en la física de cuántica es la creencia ya ampliamente aceptada que existe una interconexión cuántica entre todo en el universo.


Marcelo
Admin

Zodiaco : Pez Búfalo
Mensajes : 950
Fecha de inscripción : 22/11/2009
Edad : 43
Localización : Ciudad Autonoma de Buenos Aires

Volver arriba Ir abajo

Re: La teoría del Enmarañamiento Cuántico

Mensaje  Ale el Jue 18 Nov - 15:14

Gracias Marcelo por el aporte... Wink

Y traspolando un poquito esta información sobre el enmarañamiento cuántico, como sabemos el universo es holográfico y fractal. Y me vino a la mente una experiencia muy interensante.

Comento brevemente el experimento. Supongamos que en casa alguien se lastima, se corta, pierde sangre en cualquier accidente hogareño.

Hay una sustancia, sulfato de cobre (unas piedritas color verde azuladas que, entre otros usos, se emplean para clorificar piscinas de natación) que serviría para cicatrizar heridas, si no fuera porque al contacto con la piel provocaría un gran ardor y dolor.

Si diluyéramos sulfato de cobre en un vaso lleno de agua, hasta el punto de saturación, es decir, cuando por más que se siga agregando sulfato de cobre éste no se disuelve más, o, por lo menos, cuatro o cinco cucharadas soperas colmadas.

Entonces se introduce en el vaso, un trocito de algodón mojado con unas gotitas de la sangre del herido, dejándolo allí.

Observaremos entonces un hecho fascinante: sin ningún tipo de acción química en
contacto con la herida, ésta cicatrizará varias veces más rápido de lo que haría con cualquier compuesto medicinal aplicado directamente sobre aquella, actuando a distancia. Tal es así, que aunque se pongan centenares de kilómetros entre el herido y su “muestra testigo” sumergida en la dilución, seguirá actuando, y aún lo hará aunque la persona del experimento nada sepa del mismo o no crea en él, lo que invalida la hipótesis de la sugestión.

Es tanto como afirmar que la acción (química o energética, lo mismo da) sobre la muestra de sangre se copia, se duplica en el original del cual proviene porque, obviamente, la parte del todo (la muestra de sangre) refleja al Todo del cual fue
obtenida.

Yo no lo probé, sólo lo cuento porque hay algunos testimonios de que funciona.


Ale

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 04/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: La teoría del Enmarañamiento Cuántico

Mensaje  Adriana el Vie 19 Nov - 22:07

Anton Zeilinger
y la física cuántica

La física cuántica, una de las revoluciones científicas clave del siglo XX, forma la base de una gran parte de la tecnología moderna. Sin los conceptos que nos ofrece para entender la naturaleza, no comprenderíamos el funcionamiento de los transistores, los chips para las computadoras o el láser. No obstante, a pesar de sus enormes implicaciones prácticas, la física cuántica sigue planteando abrumadores retos teóricos a la visión convencional de que los fenómenos naturales, por necesidad, deben de existir independientemente de nuestras observaciones.

Por ejemplo, a diferencia de los objetos que encontramos en la vida cotidiana, dos o más partículas cuánticas (unidades elementales de la materia que poseen propiedades de ondas) se pueden conectar de forma tal que sin importar la distancia que las separe, presentan las mismas características al ser observadas. Albert Einstein llamó a este fenómeno ”acción fantasmagórica a distancia”. En efecto, lo que en tiempos de Einstein no era más que una deducción lógica que se desprendía de la nueva teoría de la mecánica cuántica es ahora un problema central en los laboratorios de investigación de todo el mundo, y se ha convertido en el concepto fundamental del campo de la tecnología de la información cuántica, de reciente aparición.

La acción fantasmagórica a distancia de Einstein (denominada ”enmarañamiento” por el premio Nóbel austriaco Erwin Schrödinger, quien la llamó la esencia de la física cuántica) no significa que dos partículas conectadas de esa manera presenten las mismas características al ser observadas simplemente porque nacen con las mismas propiedades. Más bien, significa que una medición llevada a cabo sobre una de las dos partículas instantáneamente influye sobre el estado de la otra.

El físico irlandés John Bell demostró en los años cincuenta que las correlaciones que la teoría cuántica predice para las partículas enmarañadas no se pueden entender de la misma manera que, digamos, las similitudes que presentan los gemelos idénticos, que se deben a los genes compartidos. Más bien, la medición resultado de la observación de una de las partículas enmarañadas es completamente aleatoria, sin explicaciones ocultas, y sin embargo, su hermana enmarañada instantáneamente resultará idéntica.

La aplicación potencial más interesante del enmarañamiento cuántico es la posibilidad de la teleportación cuántica (considerada por muchos como una de las formas en las que las computadoras cuánticas del futuro podrían intercambiar información). Para entender cómo funcionaría esa tecnología, imaginemos que Alicia tiene una partícula cuántica que le quiere teleportar a Beatriz. En principio, mientras compartan una pareja ”enmarañada” del mismo tipo de partícula, todo lo que Alicia tiene que hacer es transferir las propiedades de la partícula que quiere teleportar a la que está ”enmarañada”. Ese procedimiento teleporta instantáneamente esas propiedades a la partícula de Beatriz que se vuelve idéntica a la de Alicia y pierde necesariamente toda la información que llevaba con anterioridad.

Por supuesto, esto es más fácil decirlo que hacerlo. Aunque se ha demostrado que la teleportación cuántica funciona a distancias de un metro en el laboratorio en el caso de los fotones, las partículas que componen la luz, extender este proceso a distancias mayores o a objetos masivos es un enorme reto experimental. En varios laboratorios se están desarrollando experimentos en ese sentido, pero todavía nadie ha logrado construir ni siquiera la computadora cuántica más sencilla y no resulta claro que en algún momento esas máquinas se lleguen a fabricar como ahora imaginamos que pudieran ser.

A un nivel más profundo, esos experimentos nos obligan a enfrentarnos a interrogantes básicas sobre la naturaleza de la realidad. Einstein había proclamado que una medición realizada sobre una de las partículas enmarañadas cuánticamente nunca debería de modificar lo que es el estado real de la otra partícula. Sin embargo, eso parece ser precisamente lo que está ocurriendo en los experimentos que se han hecho desde entonces.

En tanto que ninguna de las partículas tiene propiedades reales antes de la medición, estas se crean espontáneamente para las dos durante el proceso. Además, la secuencia de las mediciones parece no tener relevancia, ya que las predicciones teóricas son exactamente las mismas sin importar si se mide primero a la partícula A o a la B. Se puede afirmar con la misma validez que la observación de la partícula A influye sobre la B o que la observación de la partícula B influye sobre la A.

Esto sugiere un entendimiento nuevo de la realidad física, uno en el que las mediciones y la interpretación tienen una influencia mucho más fuerte sobre el mundo de lo que normalmente se asume en la física clásica (e incluso, en la vida cotidiana). Por ejemplo, cuando observamos el color de un automóvil, asumimos que esa es información de naturaleza secundaria. Lo que es primario, lo que está ahí primero, es el automóvil mismo con todas sus propiedades físicas, así que lo que estamos haciendo no es más que expresar afirmaciones sobre algo que ya existe.

No obstante, en el mundo cuántico la situación es mucho más complicada, porque el acto mismo de la observación crea la realidad. Lo que podemos decir acerca de las propiedades de una partícula cuántica en general no es una afirmación sobre propiedades que existían antes de que se hicieran las mediciones. En otras palabras, mientras que el conocimiento convencional, ya sea científico o de otro tipo, asume que lo que se puede sostener con precisión respecto a un objeto está determinado por la realidad, en la visión que implica el enmarañamiento cuántico, una descripción fiel de la realidad está determinada por lo que se puede afirmar.

Anton Zeilinger es profesor de física experimental en la Universidad de Viena, Austria, donde él y su grupo están realizando investigaciones sobre enmarañamiento fotónico y óptica molecular para poner a prueba las cuestiones más fundamentales de la física cuántica.



La formula del enmarañamiento cuántico (articulo)
Grupo de Río plantea una ecuación que describe la disminución del fenómeno cuántico debido al influjo del ambiente

En 20 de abril de 2006, un equipo del Grupo de Óptica Cuántica del Instituto de Física de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ) publicó un artículo en la revista científica británica Nature en que informaba acerca de la primera medición directa de uno de los fenómenos más extraños y fascinantes del mundo cuántico: el llamado enmarañamiento o entrelazamiento de partículas; átomos, electrones o las partículas elementales de luz, los fotones. En 27 de abril de 2007, los investigadores brasileños publicaron otro importante paper sobre este complejo campo de estudio de la física. En las páginas del periódico estadounidense Science, los brasileños mostraron de qué manera el enmarañamiento, una propiedad esencial para el desarrollo de una computadora cuántica, puede desaparecer repentinamente, sufrir una especie de muerte súbita. Y ahora, el mismo equipo de científicos, compuesto por los investigadores Luiz Davidovich, Paulo Henrique Souto Ribeiro y Steve Walborn, brindó una nueva contribución de peso al tema, en esta opotunidad en el marco de un artículo publicado el día 14 de mayo pasado en el sitio de Science: formuló y demostró experimentalmente una ley que describe la dinámica del entrelazamiento.

En un lenguaje más coloquial, lo que los físicos de Río de Janeiro hicieron fue crear una ecuación general que les permite estimar, con precisión y de manera sencilla, la pérdida de enmarañamiento de un sistema formado por dos partículas cuando una de éstas sufre los efectos deletéreos del ambiente. Factores externos a un sistema con estas características, tales como el rozamiento o la temperatura, pueden llevar a la disminución y hasta a la desaparición del entrelazamiento. El nuevo método prescinde de la reconstrucción del estado final de un sistema enmarañado, una tarea difícil llevarse a cabo y con resultados a veces imprecisos.

“Hasta ahora existía solamente una ecuación, planteada en un trabajo teórico publicado el año pasado en la revista Nature Physics, para describir la dinámica del enmarañamiento en un caso muy particular e ideal: un sistema cuyo estado inicial fuese totalmente conocido”, explica Davidovich, principal autor del estudio, que contó también con la colaboración de dos estudiantes de posgrado, Camille Latune y Osvaldo Jiménez Farías. “Nuestra ecuación es una generalización de la anterior y sirve también para situaciones más cercanas a la real, cuando existe una incertidumbre sobre el estado inicial del sistema”. La influencia del ambiente sobre una de las partículas del sistema enmarañado fue demostrada por los científicos brasileños en el marco de un experimento con fotones con el empleo de un método conocido entre los físicos como “tomografía cuántica de proceso”.

Definido por Albert Einstein como algo envuelto por “fantasmagórica acción a distancia”, el enmarañamiento cuántico es un fenómeno extraño en el mundo de la física clásica newtoniana en que vivimos. Como por arte de magia, este evento hace que un conjunto de partículas elementales comparta ciertas características aunque no haya ninguna conexión física entre ellas. El problema es que no es posible determinar las propiedades de cada una de las partículas entrelazadas, solamente las del sistema global. Si en lugar de dos partículas elementales, el lector visualiza un sistema compuesto por dos dados enmarañados, este desconcertante concepto del universo cuántico es más fácil de entenderse. Por exhibir esta fuerte correlación, cuando se los arroja, los dados dan siempre el mismo resultado: la suma de sus valores es, por ejemplo, diez. El resultado final del sistema es conocido, fácilmente mensurable, pero se ignora cuál es la combinación numérica (cinco y cinco, siete y tres, ocho y dos u otra cualquiera) que llevó a esa suma. Pero como los dados están entrelazados, cuando se determina el valor de uno de ellos se descubre automáticamente también el del otro.

En el experimento descrito ahora en Science, el equipo de Davidovich generó, mediante la emisión de un haz de láser sobre un cristal, pares de fotones enmarañados con relación a uno de sus parámetros físicos: la polarización (la dirección espacial, vertical u horizontal, en que su campo electromagnético vibra). Otro parámetro de los fotones, el momento (asociado a su dirección de propagación, a su trayecto en el espacio), actuó en el experimento como el ambiente externo al sistema. Los investigadores se percataron de que, al producir una interacción entre el momento de uno de los fotones y la polarización, sucedía una reducción en el grado de enmarañamiento del sistema y vieron que su ecuación podía dar cuenta de esa pérdida de enmarañado. “Dimos un pequeño paso para entender la dinámica del enmarañamiento, cuya comprensión puede ayudar a construir sistemas cuánticos más robustos y estables”, comenta Davidovich, cuyo equipo forma parte del Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología en Información Cuántica. Una de las apuestas de la informática del siglo XXI consiste en almacenar, transmitir y procesar información explotando las inusitadas propiedades del mundo cuántico. Pero hay mucha investigación básica y aplicada por hacerse antes de llegar a un posible PC movido por átomos o fotones materializado en la casa de las personas.

> Artículo científico

Adriana

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 03/12/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: La teoría del Enmarañamiento Cuántico

Mensaje  Hazma Qi el Dom 28 Nov - 11:41

Qué interesante lo que decís Alejandra; se vincula un poco con el post anterior. Varios experimentos donde se habla del entrelazamiento cuántico.
Estimo que el día que se descubra que una emoción o un pensamiento alteran a las partículas subatómicas habrá una revolución en el pensamiento. Entiendo que por ahora son teorías que adelantan el resultado.
De todos modos hace rato que la ciencia está a la cabeza de muchas cosas reconocidas por los esoteristas; por ejemplo, la materia oscura sería un éter muy elevado, 2º subplano creo.
O temas más generales, como que el tiempo no es lineal, como el común de la gente cree.
En fin, temas aún no tan conocidos; lástima que a veces gente del ámbito religioso, esotérico o espiritual en general no reconozcan esto y se sigan aferrando a viejas teorías. Un poco de humildad, reconocer que los textos pueden haber fallado o ser insuficientes, vendría bien.

Hazma Qi
Admin

Mensajes : 186
Fecha de inscripción : 06/01/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: La teoría del Enmarañamiento Cuántico

Mensaje  Ale el Dom 28 Nov - 12:23

Gracias Hazma por dar tu opinión, yo sí creo que el pensamiento, y sus consecuentes sentimientos y emociones, modifican la parte física del ADN, y por supuesto, las otras capas, las que no "se ven" en tercera dimensión. A mi entender, del mismo modo que se pueden activar las 12 capas del ADN, mediante sonidos, por ejemplo, del mismo modo la gestión de nuestros pensamientos/emociones/sentimientos, modifican cualquier aspecto en el ámbito físico.

En cuanto a las células, hay quienes creen que el envejecimiento celular se puede revertir y hasta detener (yo soy una de las que cree esto ), por diversos mecanismos que conducen en última instancia a que el núcleo de la célula se reunifique con su más alto nivel de Divinidad, o de vibración, depende de la filosofía de quien lo diga. Uno crea aquello en lo que cree, y para ello habría que dejar de creer en algunas leyes físicas y biológicas, y entre ellas estaría la linealidad del tiempo.

Las ecuaciones que se utilizan pueden ser provenientes de cualquier campo, dependiendo del contexto del cual se aborde el problema. Sin embargo, y esto es sólo mi opinión, creo que la explicación matemática de estos fenónemos es básica y responde a patrones sencillos, como lo sería por ejemplo para algunas cuestiones, la sucesión de Fibonacci. Es más sencillo de lo creemos, pero los científicos de hoy tienen la gran carga de tener que demostrarlo todo con formulaciones matemáticas para que los hechos puedan ser avalados y tomados como reales...pero ¿quién sabe realmente cómo son las cosas?

Y no creo en la ilusión del tiempo, tal y como lo percibimos. Es más, a mi entender, el tiempo no existe desde ningún punto de vista. Es sólo una percepción que tenemos los humanos en relación a la necesidad de ordenar los acontecimientos. Por supuesto que en nuestra realidad existe, pero como la realidad es una ilusión, entonces no existe tampoco, ya que no es real.

Los físicos teóricos, empezando por Einstein, lo han demostrado con modelos matemáticos, que con el tiempo fueron comprobados empíricamente. De todos modos estos hechos empíricos también son ilusorios Wink .

Los físicos se esfuerzan en probar estas cosas, pero los mayas, por ejemplo, lo sabían muy bien. Los mayas sí que coqueteaban con el concepto del tiempo. Para ellos todos los sucesos eran como sueños, por eso estaban fuera del tiempo. De este modo lograban no solidificar las formas de pensamiento y no se convertían en lo que pensaban. Dejaban ir todo, ya que eran sueños y experimentaban una total libertad.

El tiempo no sería un continuo. Es un elemento de relatividad que existe vertical, no horizontalmente.

Es una dimensión más, para muchos la cuarta, y no habría que pensar en él como algo de izquierda a derecha, una llamada línea de tiempo que transcurre desde que empieza a ocurrir un evento hasta que termina, y desde un punto finito hasta un punto infinito para el universo.

El tiempo es un concepto vertical. En uno de los libros "Conversaciones con Dios" pone esta analogía:

"piensa en el cómo si fuese un eje que representa el Momento Eterno del Ahora.
Ahora imagínate hojas de papel adheridas a ese eje, una junto a otra. Éstos son los elementos del Tiempo. Cada elemento separado y distinto, y, sin embargo, existiendo al mismo tiempo que otros. ¡Todo el papel a la vez! Tantas hojas como habrá siempre, tantas como hubo siempre...
Sólo hay Un Momento - este momento -, el Momento Eterno de Ahora."


¿Para qué nos sirve conocer un aspecto del tiempo que no percibimos como tal?
¿ Qué interés puede tener para nosotros saber esto?

Para CREAR DELIBERADAMENTE MI REALIDAD, pero este sería ya otro tema para analizar y desarrollar. Por eso se hizo "famosa" la física cuántica entre quienes están ahondando en el mundo espiritual, y aparece en tantos libros y vídeos sobre la ley de atracción y esas cosas.

Muchas veces me puse a analizar la relatividad de las percepciones y de cómo cada uno "ve" las cosas que suceden, y "crea una realidad " en función de ello.

Uno de mis compañeros de yoga es no vidente de nacimiento. Él sabe, por ejemplo, qué es una flor, pero nunca la vio. Si tuviera que describirla lo haría muy distinto a como la describiría yo, por ejemplo. ¿Cuál de los dos tiene razón? Por supuesto que los dos, ya que cada uno la describe según lo que "ve" de ella, y ambas percepciones serían totalmente válidas. De pronto yo podría hablar del color de esa flor y él se dedicaría a hablar más de su textura. De todos modos, la flor es otra ilusión, es solamente una percepción.

Del mismo modo, al tener sólo cinco sentidos físicos, las personas tenemos una cierta percepción de la realidad, ¿pero cuánto se nos escapa de ella?

Bueno, podría estar horas hablando de esto,,, Very Happy

Un abrazo


Ale

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 04/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: La teoría del Enmarañamiento Cuántico

Mensaje  Contenido patrocinado Hoy a las 6:49


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.