Sagitario - El Mensajero Lunar - Jupiter y Saturno

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sagitario - El Mensajero Lunar - Jupiter y Saturno

Mensaje  Marcelo el Vie 3 Dic - 3:13

El Mensajero Lunar . Luna Llena de Sagitario
“Júpiter, el Principio de Expansión”


Introducción: El signo de fuego de Sagitario representa las cualidades nobles y las elevadas aspiraciones del hombre y el sendero del alma, de retorno a su fuente. Cuando usamos sus energías correctamente para el trabajo espiritual, trae una expansión de conciencia. El regente de este signo es Júpiter. Es por ello que el tema de El Mensajero Lunar de este mes es: “Júpiter, el Principio de Expansión”.


La Energía de Síntesis

Hay un poder en el orden de las cosas. El orden adecuado hace que las energías circulen libremente; produce equilibrio y abre la puerta a los mundos superiores. Si el equilibrio se perturba, toda la vida se perturba. Cuando el equilibrio referente a la salud se perturba, la salud y el bienestar se van. Se pierde la riqueza, la paz, y la armonía tan pronto como se pierde el equilibrio. Los planetas en el Sistema Solar, los diversos sistemas solares y las galaxias, existen solamente debido al equilibrio que se mantiene en la existencia, gracias a la energía de síntesis. Esta energía mantiene unido al universo; crea orden, estructura y agrupamiento. También se la llama la energía del segundo rayo y en relación con nuestro sistema solar, la energía de Júpiter. “Júpiter une y ata en amistad”, dice el Maestro Djwhal Khul.

En el plano cósmico a este principio se llama Ganesha o Ganapati en el Oriente. Está situado en la constelación llamada Hasta, en Virgo, y tiene la forma de una cabeza de elefante. Hasti es el nombre sánscrito para el elefante. Esta deidad con cabeza de elefante es adorada como el Señor de los grupos, de la riqueza y de la sabiduría. Él influye sobre nuestra Tierra a través del planeta Júpiter. En la India se invoca la energía de Júpiter bajo la forma de Ganesha para transformar energías desfavorables en propicias. Especialmente cuando hay aflicciones a Júpiter, ya sea en la carta natal o en la progresión, podemos evitar efectos negativos meditando en el simbolismo de Ganesha. Es interesante que el elefante se encuentra bajo la regencia de Júpiter y simboliza seres de la luz, iniciados, Maestros de la Sabiduría. El elefante muestra la grandeza y la plenitud de la energía de Júpiter. Si mostramos un elefante a un niño, éste disfruta con la visión del elefante.

El símbolo de Júpiter es el triángulo dentro de un círculo con un punto en el centro. Su número es el tres; en la carta, está trabajando especialmente a través de los aspectos de los trinos. Un ciclo de Júpiter tarda 12 años y lleva a través de la experiencia de todos los 12 signos solares. Su piedra es el topacio, su color es azul, pero también el amarillo dorado y el color miel. El símbolo y los colores nos ayudan a conectar con la vibración de Júpiter.

La vibración del sonido relacionada con la energía de Júpiter es GAM. Se recomienda la contemplación en este sonido cuando la mente está confusa y complica nuestras vidas y las de otros. Entonces este sonido ayuda a reorganizar y a agrupar nuestros modelos de pensamiento y fomenta así el equilibrio. Cuando logramos orden interno, las energías pueden fluir libremente y los obstáculos externos desaparecen. Un hombre con una buena energía de Júpiter tiene las ideas correctas en el momento adecuado y procede de la manera correcta.


Júpiter, el Maestro

No obstante, hay instintos en nosotros que no nos permiten hacer lo que sabemos. Sabemos muchas cosas que pensamos que debemos hacer. Las escuchamos desde la niñez, pero nuestro problema es la brecha entre lo que sabemos y lo que lo hacemos. Estos impulsos e instintos nos hacen hacer cosas que sabemos no son buenas. Los obstáculos en nosotros se muestran en la carta natal y cuando se les da una oportunidad, se manifiestan. Podemos superar estos condicionamientos muy fácilmente con la ayuda de un maestro. Júpiter es el maestro y el Maestro de la Sabiduría. No es haciendo, sino por su presencia magnética que un sabio causa la transformación en nosotros, de modo que ganemos control sobre nuestros instintos. La presencia del maestro permite al estudiante lograr la experiencia del Ser mismo, la Palabra de Verdad.

El nombre sánscrito para Júpiter y para el maestro es Gurú. Significa el más grande. Júpiter, el Gurú, transmite impresiones de círculos superiores y eleva al discípulo iniciándolo en el trabajo con sonido, porque Júpiter trabaja a través de sonido. En el sistema solar, Júpiter es el planeta más grande. En benevolencia y magnanimidad, Júpiter es también el más grande. A través de sus tránsitos, nos visita muchas veces en nuestra vida y continúa ofreciéndonos oportunidades para las iniciaciones. Pero en la mayor parte de los casos, no las aprovechamos porque no estamos preparados para ellas. La preparación correcta exige el trabajo ritmo, orden y el trabajo correcto con la Palabra para ganar pureza interna

El mejor mes para el uso de la energía de Júpiter para la práctica espiritual es Sagitario. Ésta es la razón por la que en el Bhagavad Gita, Krishna dice: “Entre los meses, soy el mes de Sagitario.” Mercurio rige el mes opuesto, en Géminis. Cuando Mercurio y Júpiter, el conocimiento y la sabiduría, están de acuerdo, las expansiones relacionadas con la conciencia pueden ganarse. Cualquier aspecto en trinos o sextiles entre Mercurio y Júpiter, en la carta natal o en el horóscopo progresado, son ocasiones favorables para ser iniciado en la Palabra.


El Muladhara

Ganesha, el principio cósmico de Júpiter, se considera el Señor del centro base, el Muladhara. En ejemplos orientales, un elefante es representado en medio del Muladhara. No obstante, al mismo tiempo Saturno representa el Muladhara, mientras que Júpiter rige el centro de la cabeza. Júpiter y Saturno son un par de energías opuestas: Júpiter representa la expansión y la penetración, Saturno representa la contracción. Saturno nos ata a la materia, Júpiter nos libera. Saturno no permite que Júpiter se expanda eternamente. Júpiter no permite que Saturno lo destruya todo. En equilibrio con Júpiter, Saturno asegura la consolidación de la expansión. Él le da paso a Júpiter cuando hemos aprendido las lecciones necesarias.

Ganesha es adorado con el sonido de GAM en el Muladhara de modo que la expansión comience. Es como un elefante que está encarcelado en una choza demasiado pequeña y la rompe. El espíritu atado a la materia se libera y asciende. Así Saturno como Señor del Muladhara es sustituido por Júpiter. Cada vez que entonemos el OM podemos pedir al Maestro Júpiter que descienda al Muladhara y que transforme la prisión en un templo móvil.


Generosidad

La generosidad hacia la vida circundante atrae las energías de Júpiter. Cuando nos ponemos en contacto con Júpiter, conseguimos sentir generosidad. La benevolencia y la caridad ayudan a salir de estados bloqueados. Dar es un aspecto de Júpiter, y cuando aprendemos a dar con discriminación, sabremos a quién dar, cómo, dónde y cuánto dar, con dinero tanto como con otras cosas. Un buen aspecto con Júpiter nos permitirá conseguir dinero sin mucho esfuerzo. Mientras que con un hombre mundano los aspectos de Júpiter se ocupan solamente del dinero, la comida, la comodidad y las actividades sociales, el mismo buen aspecto de Júpiter nos ayuda en la trayectoria ascendente, acercándonos más y más al Maestro.

El Maestro Djwhal Khul dice que podemos expresar mucho amor a través del dinero y con el dinero podemos también dar un buen orden a las cosas, porque Júpiter puede llevar a la síntesis. Si rechazamos el buen dinero, si no lo respetamos o lo utilizamos correctamente, no hemos entendido aún correctamente el principio de Júpiter. Es un aspecto importante de la vida que permite la transformación de cosas y el servicio eficaz.

Júpiter trae comodidades a la vida. No es una virtud el privarnos de comodidades para aparecer virtuosos; no nos hacemos espirituales de esta manera. El Maestro CVV, un Maestro de Júpiter, dijo: “No rechacen las comodidades”; si las rechazamos, seremos rechazados. La actitud adecuada hacia la vibración de Júpiter exige sentir la comodidad en cada situación sin dejarnos condicionar por ello.


Pushkara

La energía del 7mo plano de la tierra, el plano más espiritual, se llama Pushkara. Esta energía visita el planeta junto con la rotación de Júpiter. Cuando Júpiter visita un signo solar, visita consecuentemente una parte del planeta y de los espiritualiza los alrededores de esta parte del planeta. Los videntes antiguos visualizaron la visita de la energía de Pushkara a cada signo solar, con respecto a lugares en la India. Tales visualizaciones podrían hacerse también con respecto a otros lugares y naciones. Cuando Júpiter pasa a través del signo de Virgo, podemos decir que las energías de Pushkara visitan Suiza; en Sagitario, a España; en Aries o en Géminis, a Alemania. Cuando la energía del 7mo plano nos visita en cierto centro, las energías correspondientes pueden reordenarse más fácilmente.


ir a la pagina fuente

Marcelo
Admin

Zodiaco : Pez Búfalo
Mensajes : 950
Fecha de inscripción : 22/11/2009
Edad : 43
Localización : Ciudad Autonoma de Buenos Aires

Volver arriba Ir abajo

Re: Sagitario - El Mensajero Lunar - Jupiter y Saturno

Mensaje  Admin el Lun 5 Dic - 3:14

SAGITARIO, EL ARQUERO

Este signo es, como ya saben, peculiarmente humano y está conectado en forma definitiva con la aparición de la humanidad en la Tierra. Existen tres signos zodiacales que están más estrechamente vinculados con el hombre que cualquier otro, y son: Leo, Sagitario y Acuario. En forma peculiar (pero todavía no demostrable) están relacionados con los tres aspectos, cuerpo, alma y espíritu. La siguiente clasificación o afirmación concisa de algunas implicaciones importantes, puede servir para aclararlo:


Leo
Sagitario
Acuario
El León.
El Centauro.El Portador de Agua.
El Hombre.
El Arquero.El Servidor.
Conciencia del yo.
Conciencia enfocada.
Conciencia de grupo.
Naturaleza física.
Naturaleza emocional.
Naturaleza mental inferior.
El hombre integrado.
El Hombre que aspira.
El hombre mental intuitivo.
El Alma humana.
El Alma humana espiritual.
El Alma espiritual.
Individualización.
Discipulado.
Iniciación.
Personalidad.
Enfoque egoico.
Enfoque monádico.
La Cruz Fija.
La Cruz Mutable.
La Cruz Fija.
Centralización.
Orientación.
Descentralización.
Unidad individual.
Dualidad presentida.
Unidad universal.
Fuego.
Fuego.
Aire.
Egoísmo.
Lucha.
Servicio.
Evolución.
El sendero final.Liberación.


Podría continuar resumiendo las cualidades y características de éstos y su peculiar interrelación, pero lo enumerado será suficiente para demostrar la conexión que existe entre ellos y sus efectos progresivos sobre el sujeto que pasa periódica y cíclicamente bajo sus influencias. Con frecuencia se los describe como los signos que -si son estudiados- revelarán el intento divino en el hombre, marcarán los puntos de crisis en su progreso y (cuando las tres influencias que expresan hayan realizado su trabajo) llevarán al hombre “de puerta en puerta, porque Leo es el signo que sigue a Cáncer, y Sagitario el que precede a Capricornio”. Estoy citando palabras de un antiguo libro sobre los signos.

Sagitario está representado algunas veces como un arquero sobre un caballo blanco, y un estudio sobre el significado de este simbolismo revelará mucha enseñanza interna, siendo una de las posteriores formas de representar esta constelación Anteriormente, en la época atlante (de cuyo período hemos heredado lo que conocemos sobre astrología) el signo fue descrito frecuentemente como el Centauro -el fabuloso animal mitad caballo y mitad hombre El simbolismo del caballo predominó en los símbolos y mitos atlantes, así como el carnero y el cordero predominan en nuestras ilustraciones modernas. Este primitivo signo del Centauro representó la evolución y el desenvolvimiento del alma humana con sus objetivos y egoísmos humanos, su identificación con la forma, sus deseos y sus aspiraciones El Arquero sobre el caballo blanco, que es el símbolo ario más marcado de este Signo, significa la orientación del hombre hacia una meta definida El hombre ya no forma parte del caballo, ni se identifica con él; es el factor controlador. La meta definida del Centauro que es la satisfacción del deseo y los incentivos animales se convierte, en etapas posteriores, en la nieta de la iniciación la cual culmina en Capricornio después de realizar en Sagitario el trabajo preliminar La nota clave del Centauro es ambición, la del Arquero es aspiración y orientación; ambas son expresiones de las metas humanas Una es la de la personalidad y la otra la del alma. En Leo pasa de la ambición a la aspiración, del egoísm0 al intento de ser altruista, y del centralizado autointerés individual, a la centralización del discípulo en Sagitario, y de allí a la iniciación en Capricornio. Es interesante observar que el símbolo astrológico de este signo, Utilizado comúnmente, está representado simplemente por la flecha con un fragmente del arco. El Arquero y el Centauro han desaparecido del cuadro, y en gran parte se debe a que el énfasis o enfoque de la vida humana, no está basado en los hechos de la vida externa objetiva en el plano físico, sino sobre alguna forma de enfoque interno o énfasis, que varía desde las muchas etapas de ambición astral o emocional, a la aspiración espiritual, y de las actividades de la mente inferior, centralizada en el interés egoísta, a la iluminación de esa mente enfocada en el alma.

Un antiguo catecismo que todos los discípulos deben aprender, formula las siguientes preguntas y da las correspondientes respuestas:

“¿Dónde está el animal, oh Lanu, y dónde el hombre?

Fusionado en uno, oh Amo de mi Vida. Los dos son uno. Pero ambos han desaparecido y nada queda, sino el profundo fuego de mi deseo.”

“¿Dónde está el caballo, el blanco caballo del alma? ¿Dónde el jinete de ese caballo, oh Lanu?

Fueron hacia el portal, oh Amo de mi Vida. Pero algo pasa rápidamente ante los pilares de un portal abierto -algo que yo disparé.”

“¿Qué te queda, oh sabio Lanu, ahora que los dos caballos te han abandonado y el jinete se ha liberado?
¿Qué resta?

Nada, sino mi arco y mi flecha, oh Amo de mi Vida; éstos me bastan y, cuando llegue el momento apropiado yo, tu Lanu, me lanzaré rápidamente tras la flecha que disparé. Dejaré los caballos en este lado de la puerta, pues ya no los necesitaré. Entraré libre, recuperaré la flecha que disparé y aceleraré mi camino atravesando una puerta tras otra, y todas las veces la flecha irá rápidamente delante.”


Por esta razón las notas clave de Sagitario son cinco:

1. Dualidad adherida o fusionada - El Centauro.
Dualidad no adherida - El Arquero.
Liberación o centralización - El Arco y la Flecha.

2. La ambición humana que conduce oportunamente a la aspiración espiritual.

3. Un límpido haz de luz, actitud intuitiva enfocada, del discípulo consagrado.

4. El “retorno de la flecha de la intuición”, como se la denomina a veces. Es la vara de la flecha de la aspiración, que vuelve a quien la envió, como flecha de la intuición. Sagitario es uno de los signos intuitivos, porque sólo la intuición servirá para llevar al hombre al pie de la montaña de la iniciación en Capricornio.

5. El idealismo es el poder de ver la visión y orientarse hacia ella. Éste es el trabajo de Marte, expresión del sexto rayo..

Un estudio de los mapas de la familia humana en las diversas etapas, desde el período de la experiencia en la Cruz Mutable, donde la personalidad es erigida, construida, desarrollada e integrada, hasta la crucifixión final de la personalidad en la Cruz Fija de los Cielos, revelará que todas las veces que el hombre está bajo la influencia de Sagitario, es con la finalidad de orientarse hacia un nuevo y elevado objetivo, la tarea de reenfocarse hacia una meta superior y desarrollar algún propósito básico y orientador. Estos propósitos en desarrollo pueden abarcar desde el deseo puramente animal, la ambición egoísta humana, hasta la lucha del discípulo o iniciado, que aspira lograr la necesaria liberación hacia la cual lo ha impulsado todo el proceso evolutivo. Es interesante a este respecto trazar el desenvolvimiento de la conciencia humana, mediante la influencia de las energías desencadenadas a través de los distintos signos zodiacales:

1. El instinto, que rige al deseo - Cáncer. Conciencia no evolucionada de la masa. Yo deseo

2. El intelecto, que rige a ha ambición - Leo. Conciencia individual. Yo sé

3. La intuición que rige a la aspiración - Sagitario. La conciencia del alma en las primeras etapas. Primera y segunda iniciación. Yo visualizo

4. La iluminación que rige a la intuición - Capricornio. Conciencia del alma en las etapas posteriores. Yo comprendo

5. La inspiración que rige al servicio - Acuario. Conciencia grupal. Yo surjo

6. La identificación que rige a la liberación - Piscis. Conciencia divina. Yo y el Padre somos uno.

Estos seis signos -Cáncer, Leo, Sagitario, Capricornio, Acuario y Piscis- constituyen la estrella de seis puntas de la cuarta Jerarquía Creadora o humana. Cáncer y Piscis marcan los dos extremos. El cangrejo simboliza la prisión (la dura caparazón y la roca bajo la cual siempre se protege el cangrejo) y el pez significa la liberación. Entre estos -en Leo, Sagitario, Capricornio y Acuario- tenemos las cuatro etapas de desarrollo de la personalidad, la lucha con los pares de opuestos y, finalmente, la liberación para prestar pleno servicio espiritual. En conexión con el desarrollo del intelecto a la intuición, y su culminación, como aspiración divina de la personalidad (“inspirada desde lo alto” como técnicamente se la denomina a esta etapa) pueden ser útiles las siguientes ideas. Simplemente las insinúo, dejando que el lector desarrolle las distintas implicaciones.

Hemos visto que Cáncer es el signo de la vida instintiva y que el intelecto o la mente, llegó en Leo a formar parte del equipo individual del hombre. Este conocimiento intelectual es el resultado de la lenta evolución de la naturaleza instintiva que, cuando alcanzó cierto grado de desarrollo, quedó, de un nuevo modo, bajo la influencia directa de la Jerarquía del planeta, y después -bajo el estímulo de las energías procedentes del planeta Venus- tuvo lugar una fusión que dio como resultado el surgimiento de la autoconciencia individual en el hombre. Gradualmente, a medida que transcurrieron los eones, la naturaleza instintiva invariablemente retrocedió a segundo término, o debajo del umbral de la conciencia, mientras que el intelecto se convirtió en un factor más dominante y acrecentadamente potente. En Escorpio se libera la mente para entrar en plena actividad regente.

Esta liberación tiene lugar en dos etapas:

Etapa 1
- El intelecto llega a ser dominante y poderoso y controla eventualmente a la naturaleza emocional.

Etapa 2 - El intelecto es iluminado por la luz del alma.

Cuando los servidores de la humanidad se ocupan de los discípulos probacionistas y de la humanidad común, deberían recordar estas dos etapas y no confundirlas cuando tratan de prestar ayuda a quienes se hallan en cualesquiera de ellas. En el primer caso, el énfasis se puso sobre la lucha de la personalidad, para liberarse de la garra del deseo inferior y en el segundo, para liberarse del espejismo mundial circundante, revelado cuando la luz del alma se proyecta sobre él, a través de la mente iluminada y reflectora. En la primera etapa el razonamiento entrenado y la mente razonadora son puestos en actividad por el alma; en la segunda, la iluminación del alma debe afluir a la mente, entonces se refleja sobre el plano astral como un proyector de luz. Esto ocurre en el sendero de probación y se denomina la experiencia del discípulo en los valles o las profundidades.

El intelecto, que ya ha sido desarrollado, utilizado y finalmente iluminado, llega a ser en Sagitario sensible a un tipo de experiencia mental, denominado percepción intuitiva. Destellos de luz iluminan los problemas; se ve una lejana aunque posible visión; el hombre empieza a ascender de las profundidades a las que descendió en Escorpio, y ve ante sí la montaña que sabe que deberá ascender oportunamente en Capricornio. Ya no camina en la oscuridad; ve lo que debe hacer, por lo tanto, hace rápidos progresos y recorre “rápidamente el camino . “Vuela de un punto a otro buscando las flechas que ha disparado”. Hablando en forma figurada, debe bajar constantemente de su caballo blanco (la personalidad evolucionada y purificada) y descubrir a dónde lo conducirán las flechas de la aspiración intuitiva; “viaja sobre las alas del alma” (observen la relación que tiene con los pies alados de Mercurio, el mensajero de los Dioses) y llega a convertirse, en su propia personalidad, en el Dios alado: Mercurio, que como bien saben, rige a Géminis, el polo opuesto de Sagitario. Esto lo hace hasta que ha establecido una relación equilibrada entre la personalidad y el alma y puede actuar como ambas con igual facilidad, en cualquier momento.

Esto acontece en el Sendero del Discipulado y se denomina la experiencia del discípulo en los llanos de la. Tierra, porque el sendero entre los pares de opuestos corre derecho y llano, dejando a ambos lados las profundidades de la experiencia de la personalidad y las cumbres de la experiencia del alma -en esta etapa de la evolución.

En Capricornio el iniciado aprende a comprender el significado de la creciente luz que acompaña su progreso cuando asciende a la cumbre de la montaña. Los destellos de la intuición, con los cuales se va familiarizando, se trasforman en la brillante y constante luz del alma, irradiando sobre la mente y proporcionando ese punto de fusión que siempre debe ser la “fusión” de dos luces,. la mayor y la menor, a que me referí en el Tratado sobre Magia Blanca. La luz de la personalidad y la luz del alma se mezclan.. No es necesario extenderme más sobre esto, porque lo que pueda decir ahora no será más de lo que es -la teoría de la iniciación. Esto tiene lugar en el Sendero de Iniciación y se denomina la experiencia en la cumbre de la montaña. Todas son necesarias -la profundidad, el llano y la cima de la montaña.

Sagitario, como bien saben, es uno de los cuatro brazos de la Cruz Mutable. Una idea de la simbología general de esta Cruz. desde el ángulo de la cualidad, podrá obtenerse en las dos series de características que distinguen al hombre en esta Cruz -al hombre no evolucionado y al aspirante a la divinidad, las cuales podrían ser enumeradas de la manera siguiente, aplicando a cada brazo una frase apropiada:

El Hombre no evolucionado
Géminis - Mutabilidad. Inestabilidad. Interacción.
Sagitario - Deseos ambiciosos. Dirección. Orientación.
Virgo - Vida materia. Valoración de una idea.
Piscis - Sensación. Mediumnidad. Fluidez.

El Hombre evolucionado
Géminis - Reconocimiento del alma y de la forma. Interacción del alma.
Sagitario - Aspiración espiritual centralizada. Discípulos.
Virgo - La Madre del Cristo Niño. Gestación.
Piscis - El Salvador del mundo. El Mediador.

Referente a lo antedicho es interesante observar que los Gemelos separados y desapegados, se convierten en el Centauro en Géminis, el hombre-bestia en Sagitario, mientras que Virgo, la Virgen, se convierte en la diosa-pez en el polo opuesto, Piscis. Podría escribirse un tratado sobre el tema de la relación de los opuestos en el círculo zodiacal, pues expresan el espíritu y la materia y su interrelación, más el juego de las energías cualitativas, testimoniando al mismo tiempo el hecho de que ambos son uno y simplemente la expresión de las grandes Vidas mutables, sin embargo, son vidas espiritualmente fijas e iniciadas. Por esta razón la constelación Libra ocupa un lugar excepcional en la gran Rueda, porque la energía que viene de esta constelación controla lo que (a falta de un término más adecuado) podría denominarse “el eje de la rueda”, siendo ese punto intermedio en el espacio, donde las doce energías zodiacales se encuentran y cruzan. Libra, por lo tanto, controla “el momento de la reversión de la rueda” en la vida de cada aspirante, porque llega un momento en loa ciclos de vida donde logra un punto de estabilidad y obtiene un relativo equilibrio, y Libra preside este acontecimiento. Algún día será interesante emprender una investigación científica del poder equilibrador que maneja Libra y del consiguiente análisis del efecto de Libra en la vida individual. Entonces quizás sería posible descubrir si esa vida en que el hombre lleva particularmente adelante el proceso de reversión no sería acaso aquella en que el Sol está en Leo y Libra en el ascendente. Aún no se han hecho estudios estadísticos, y hay mucho que realizar sobre ello. Sólo hago sugerencias, pues creo que así se hará. También una análoga investigación sobre la historia del espiritismo y los médium asociados a éste, comprobará que la mayoría de los médium del mundo son de tipo inferior y exclusivamente de trance -negativos y generalmente ignorantes- nacidos en Cáncer con Piscis en el Ascendente, o en Piscis, con Cáncer en el Ascendente. Tales estudios necesariamente implicarán el estudio de centenares de casos llevados a cabo durante un largo período, a fin de comprobar lo que estoy tratando de explicar. También sería interesante hacer un análisis de esas encarnaciones particulares y sus horóscopos, en que los polos opuestos aparecerán relacionados entre sí -uno como el signo del Sol y el otro como el Ascendente, pues estas vidas expresan algún grado de equilibrio o de culminación; en ningún caso serán negativas ni carecerán de orientación, oportunidad o propósito. Esto sucede particularmente en la Cruz Fija de los Cielos.

Como verán, mi propósito en esta parte del tratado consiste en evocar el interés y la búsqueda e incitar a los estudiantes a que investiguen en forma científica, estadística y analítica. Sólo así serán comprobadas mis premisas básicas y, oportunamente, sustituirán a los insatisfactorios métodos actuales -métodos que la mayoría de los astrólogos con verdadera capacidad y percepción, consideran deplorables e insatisfactorios.

El regente de Sagitario, desde el punto de vista ortodoxo, es Júpiter, y desde el punto de vista del Sendero del Discipulado, la Tierra. Marte rige este signo desde el punto de vista de las Jerarquías implicadas. El hecho más interesante emerge cuando estudiamos la Cruz Mutable como una totalidad, conectada con los regentes de los cuatro signos. Desde el punto de vista de la astrología ortodoxa, únicamente dos planetas, Júpiter y Mercurio, rigen los cuatro signos. Mercurio rige a Géminis y Virgo, mientras que Júpiter rige a Sagitario y Piscis. La razón es evidente si estudiamos la naturaleza de los rayos que se expresan por medio de estos signos. Mercurio es el agente o mensajero del cuarto Rayo de Armonía a través del Conflicto, mientras que Júpiter es el medio por el cual se expresa el segundo Rayo de Amor-Sabiduría. Ambos rayos rigen la masa humana en la Cruz Mutable y están estrechamente vinculados con el proceso de la encarnación masiva, de la cuarta Jerarquía Creadora. Su función es fusionar y mezclar en un todo cooperativo las grandes dualidades que se expresan por medio del cuarto reino de la naturaleza. Será evidente el significado de esto. Es fácilmente discernible de qué modo, mediante las influencias de Mercurio y Júpiter, el deseo material puede ser trasmutado en amor divino y el conflicto, característica distintiva de la familia humana, puede ser instrumento que resuelva la disonancia en armonía. El determinante canon y la dirección de este proceso deben tomar forma en la Cruz Mutable antes que las energías de la Cruz Fija puedan trasformar al hombre ambicioso y egoísta en discípulo altruista. Todo esto debe ser iniciado forzosamente en la Cruz Mutable que es esencial y significativamente, la Cruz de la mente variable, fluida e inquieta, y en esta Cruz se desarrolla finalmente la naturaleza mental y comienza a ejercer su integrador control sobre la personalidad. Cuando continúa este proceso, finaliza la experiencia en la Cruz Mutable y comienza a desempeñar su parte la Cruz del Discipulado.

En conexión con el aspecto subjetivo del desenvolvimiento es todo lo contrario, pues el discípulo que ha venido a la encarnación esotéricamente bajo la influencia de la Cruz Mutable en la vida de la personalidad, se halla en la Cruz Fija como alma, está regido por la energía dirigida de cuatro planetas, tres de los cuales no son sagrados. Generalmente estos cuatro sustituyen o más bien comienzan a dominar la influencia de Mercurio y Júpiter, proporcionando mayor facilidad de expresión y ejerciendo esa influencia que llevará a la personalidad a una correcta relación con el alma, pues tal es, esencialmente, la tarea de la Cruz Fija y la meta del discípulo. En conexión con los planetas que rigen a Sagitario, exotérica y esotéricamente, puede obtenerse fácilmente una idea de la complejidad de las fuerzas con las cuales debe luchar cada discípulo, y la significación de las fuerzas de rayo que afluyen a y por medio de él.

Tomen, por ejemplo, la constelación que ahora estamos considerando, y recuerden que las mismas corrientes básicas de energía deberán ser observadas en relación con el signo en que el hombre pueda venir a la encarnación. Deberemos considerar:

1. El signo del Sol. - En este caso, Sagitario condiciona las circunstancias, indica la herencia y obliga al medio ambiente a ser explícito, en lo que al sujeto concierne.

2. El signo Ascendente. - El ascendente puede ser uno de los once signos.

3. La Cruz Mutable. - Las cuatro energías que están “en el punto medio” tienen un efecto unificado y definido sobre el sujeto. La misma afirmación se aplica a las otras dos Cruces.

4. Los planetas ortodoxos. - Éstos condicionan la personalidad. En este caso tenemos a Mercurio y a Júpiter. Las doce casas regidas por los planetas son también de primordial importancia, desde el ángulo de la energía trasmitida.

5. Los planetas esotéricos. - Éstos producen, en forma más dinámica, renovada o acrecentada energía planetaria de rayo. En el caso de Sagitario estas energías son: Venus, la Luna, la Tierra y Plutón.

6. El regente planetario de una Jerarquía. - En este caso particular es el planeta Marte, rige a la sexta Jerarquía Creadora, los Señores lunares (los elementales de la triple personalidad), que deben ser sometidos al control del Señor solar.

Un estudio de lo expuesto revelará relaciones muy interesantes y probará mi afirmación referente a la multiplicidad de energías a que puede responder el maravilloso mecanismo del hombre y llegar a ser acrecentadamente sensible a medida que prosigue la evolución.

No puedo hacer aquí un análisis detallado de las numerosas energías que afluyen a través del discípulo cuando llega a las etapas finales de la Cruz Mutable, determinando en Sagitario “dirigir sus pasos hacia otro camino de la vida y con intenso fervor ascender a otra Cruz”, según lo expresa El Antiguo Comentario. Unicamente puedo señalar que las siguientes fuerzas de rayo afluyen en el hombre por intermedio de los siguientes planetas:

Exotéricos
Mercurio ... 4to. Rayo ... Armonía a través del Conflicto.
Júpiter ... 2do. Rayo ... Amor-Sabiduría.

Esotéricos
Venus ... 5to. Rayo ... Ciencia Concreta ... Mente.
La Luna ... 4to. Rayo ... Armonía a través del Conflicto.
La Tierra ... 3er. Rayo ... Inteligencia Activa.
Plutón ... 1er. Rayo ... Aspecto destructivo.

Jerárquico
Marte ... 6to. Rayo ... Devoción ... Guerra a muerte contra la personalidad o la forma.

Un análisis de esto demostrará que las “fuerzas del conflicto” son poderosas en este signo, principalmente en la vida del discípulo. La Armonía a través del Conflicto está incesantemente activa, y aparece en las asignaciones ortodoxas y esotéricas. El poder destructivo de primer Rayo enfocado en Plutón, trae cambio, oscuridad y muerte. A esta intensidad y potencia de Plutón debe ser agregada la fuerte y dinámica energía del planeta Marte. Este signo pone a la familia humana y al individuo bajo la le y de la lucha por un ideal superior o inferior, basada aquí en el sexto Rayo de Devoción, actuando sobre el individuo nacido en el signo Sagitario y también sobre toda la cuarta Jerarquía Creadora. Como podrán ver, esto produce una terrible situación, pues las fuerzas que actúan sobre el discípulo son de naturaleza trascendental -siempre y cuando el mecanismo de percepción sea adecuado para responder. Estas fuerzas siempre están presentes en todos los signos, pero la respuesta y la sensibilidad a sus impactos depende de la naturaleza del mecanismo de respuesta. Cavilen sobre este pensamiento, porque esta sensibilidad marca la diferencia entre el discípulo y el hombre común.

Tales influencias planetarias constituyen las características de los Hijos de la Mente de origen venusino, características de los Señores del Sacrificio y de la Voluntad, actuando en tiempo y espacio como la cuarta Jerarquía Creadora. La vida de la forma es regida por la Luna que vela un planeta oculto; estos Hijos de la Mente viven en la Tierra y, por lo tanto, dentro del cuerpo del Logos planetario, y por ser de naturaleza definidamente inteligente, se convierten en Señores del Conocimiento; que alcanzan su meta por la luz de la mente y el método del conflicto, pues también son los Señores de la Devoción Incesante y Perseverante. Quienes han estudiado La Doctrina Secreta recordarán que estos nombres están relacionados con los planetas que rigen a Sagitario. Son los “nombres cualitativos” de los divinos Manasaputras, los Agnishvattas, nosotros.

Un estudio del párrafo anterior indicará la importancia del signo Sagitario en la vida de los Hijos de Dios encarnados.

Señalaré también que, por medio de Júpiter y sus influencias, Sagitario está relacionado a otras tres grandes constelaciones:

1. Piscis - Indica exotéricamente la meta final del hombre.

2. Acuario - Indica esotéricamente el propósito de toda la evolución material y el objetivo de los procesos de la encarnación.

3. Virgo - Indica jerárquicamente el propósito del Cristo cósmico.

Ambos, la Tierra y Saturno (uno no sagrado y el otro sagrado), son exponentes o expresiones del tercer Rayo de Inteligencia Activa. y esta relación de rayo sirve para relacionar las influencias de Capricornio con Sagitario, proporcionando así un campo de energía donde el discípulo centralizado puede, finalmente, convertirse en iniciado. Ésta es la meta fijada para el sujeto nacido en Sagitario -sea para iniciarse en alguna forma de experiencia sensoria, o en una empresa espiritual y consciente. El resultado de toda experiencia, en cualquier signo del zodíaco, debería ser definidamente una expansión de conciencia, y no importa qué forma adopte esta experiencia, culmina en un determinado tipo de iniciación. Los estudiantes harían bien en considerar la iniciación como un proceso determinante en la vida y esforzarse para que en ella cada experiencia o ciclo de experiencias en la vida se desarrolle como una iniciación en un campo más amplio de percepción, de expresión y de contacto.

Muy poco más puedo decir y comentar a esta altura del estudio. El hombre que está acercándose al sendero del discipulado, o es ya discípulo -juramentado o en observación- sacará provecho de un estudio profundo y sistemático de este signo. Sugiero que el estudiante retenga en la mente la posición de este signo. Escorpio se encuentra a mitad de camino entre dos signos de estabilidad o equilibrio -Libra y Sagitario. Libra marca un intervalo o punto notable de estabilidad, antes de las rigurosas pruebas y comprobaciones en Escorpio. Sagitario marca otro punto de equilibrio, después de esas pruebas, porque el Arquero debe adquirir y mantener firmes el ojo, la mano y la posición, antes de disparar la flecha que, cuando va certeramente dirigida y se la sigue correctamente, lo conducirá a través del portal de la iniciación.

Al estudiar a Sagitario es evidente que uno de los más importantes temas es el de la Dirección. El Arquero guía su caballo hacia algún objetivo específico; envía o dirige su flecha hacia un punto deseado; apunta a una meta específica. Este sentido de dirección o guía, es la característica del hombre iluminado, del aspirante y del discípulo, lo cual se va reconociendo acrecentadamente. Cuando se desarrolla correctamente esta facultad sensitiva de orientación, se convierte en las primeras etapas en un esfuerzo por identificar toda la actividad del alma y de la personalidad con el Plan de Dios, y esto es, en último análisis, la ordenada orientación, el pensamiento de Dios. No existe verdadera orientación que no sea la del pensamiento, y quisiera que recordaran que el pensamiento es poder. Todos los discípulos deben reflexionar sobre este enunciado, porque no podrán lograr una verdadera comprensión de la orientación del Plan de Dios a no ser que trabajen con algún aspecto de sus propias vidas que esté sujeto a la orientación de sus propias mentes. Sólo entonces podrán comprender. En la rueda común de la vida, el hombre nacido bajo este signo o con éste en el ascendente, será influido por lo que las Antiguas Escrituras hindúes llaman kama-manas, que inadecuadamente se traduce por las palabras deseo-mente. Esta fuerza dual controla e influye en la vida, y en las primeras etapas de desenvolvimiento se enfoca en el deseo y su satisfacción, y en posteriores etapas del desarrollo exclusivamente de la personalidad, se enfoca en el control que ejerce la mente sobre el deseo; en la actualidad el objetivo más importante es el empleo inteligente de todos los poderes para satisfacer adecuadamente el deseo, que constituye en este caso una simple ambición por lograr alguna meta o realizar algún objetivo. Este proceso de satisfacer la personalidad tiene lugar en la rueda común. En la rueda revertida la meta es expresar amor-sabiduría, la cual se desarrolla siempre en forma altruista y está consagrada al bien de la totalidad y no a satisfacer al individuo.

Se dice que Sagitario rige los muslos, los centros principales del poder físico y la fuerza protectora y también al centro sacro, que proporciona la energía que los poderes creadores de la vida física utilizarán. Esto también es simbólicamente verídico. En Sagitario, el discípulo tiene que descubrir dos cosas en sí mismo: el poder para progresar en el Sendero y recorrer el Camino, y la capacidad de crear en un sentido más elevado y espiritual. Esto -concierne a la relación que existe entre los centros sacro y laríngeo. Dichos poderes (superiores) son aún embrionarios en las primeras experiencias sagitarianas del discípulo, pero se van desarrollando y adquieren mayor potencia a medida que él vuelve cíclicamente a experimentar la vida en este signo.

Resulta interesante observar que ningún planeta está exaltado ni cae en Sagitario. Lo único que sucede es que el poder de Mercurio disminuye grandemente. Por esta razón Sagitario está considerado esotéricamente un signo de estabilidad y no de extremos. No hay grandes caídas ni exaltaciones. Ello indica que el discípulo debe recorrer un camino parejo entre los pares de opuestos, sin que lo influyan “el poder de exaltación ni la potencia de lo que cae . Los valles ni las alturas producen efectos demostrables.

Mercurio, que es la expresión del cuarto Rayo y también la de Dios en los procesos mentales, disminuye definidamente su poder en este signo, por dos razones, esotéricamente hablando:

Primero, el discípulo ha cesado definitivamente de identificarse con su propia personalidad y procesos humanos, o con el reino humano, antes de recibir la iniciación. En el futuro pondrá el énfasis en el alma espiritual y en el quinto reino de la naturaleza, en Sagitario comienza a expresar esta primera etapa, implicando un completo retiro, en sentido personal, del aspecto forma de la vida. Esto implica también (en cierto momento de crisis) un punto de equilibrio.

Segundo, después de haber desarrollado, probado y verificado la verdad del poder de la mente en el signo de Escorpio, comienza a disminuir su actividad y va cediendo su lugar a la intuición, lo cual es esencial antes que el discípulo entre en el signo de Capricornio y empiece a prepararse para la iniciación.

En lo que respeta a los tres decanatos de Sagitario, Sefarial da como regentes a tres planetas, Mercurio, la Luna y el Sol, mientras que Alan Leo da a Júpiter, Marte y el Sol, recalcando, como siempre lo hace, las modalidades de los esotéricos. Generalmente, aunque no siempre, se sintoniza con las significaciones esotéricas. Júpiter, sustituyendo a Mercurio, da expansión, porque la mente mercuriana es siempre una limitación, aunque temporaria. La Luna cede el lugar a Marte, que confiere la cualidad de la devoción y la capacidad para luchar por un ideal. Este concepto y método idealista de trabajar, constituye siempre la característica del discipulado durante las primeras etapas de desenvolvimiento en el Sendero. El Sol, tipificando al Ángel Solar, permanece constante a través de los procesos exotérico y esotérico y, por lo tanto, la astrología lo reconoce como presencia y presión constante. Este hecho indica, en sí, una significativa verdad. El alma permanece eternamente presente -en el pasado, en el presente y en el futuro.

Para terminar citará dos palabras clave de este signo. Una, cuando prosigue en la rueda común, la otra, en la revertida. Su significado y significación son tan evidentes que no es necesario dilucidarlos. El mandato para el hombre que se halla en la rueda ortodoxa es el siguiente: Y el Verbo dijo: “Buscad el alimento”.

Para el hombre que se halla en la rueda invertida el Verbo surge: “Veo la meta. Alcanzo esa nieta, y luego veo otra”. Que las palabras de este último mandato dado al discípulo tengan algún significado para el corazón y la mente.

Admin
Admin

Mensajes : 424
Fecha de inscripción : 17/11/2009

http://maestros.mejorforo.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Sagitario - El Mensajero Lunar - Jupiter y Saturno

Mensaje  Marcelo el Lun 5 Dic - 8:26

Sri K. Parvathi Kumar

Se dice que las puertas de lo supramundano son abiertas por el Señor del Tiempo para que las almas trasciendan. Que los aspirantes y los discípulos lo aprovechen.


Mensaje del mes de Sagitario del 2011

“Entre los doce signos del zodíaco, soy Sagitario”, declaró Krishna el Señor. Sagitario es el sendero hacia lo Divino. Contiene las claves para el sendero Divino. Es la puerta de entrada al sendero resplandeciente de Sushumna. El águila es el símbolo relacionado con el discipulado. La serpiente de Escorpio se convierte en el águila de Sagitario. Los primeros trece grados de Sagitario proporcionan el giro de 180º para la transformación de serpiente a águila. Los seres terrenales son considerados criaturas que se arrastran. Ellos trabajan para gratifi car el estómago (plexo solar). La gratifi cación a partir de los deseos mundanos hace de uno una criatura que se arrastra sobre el estómago. La actividad de la serpiente es una actividad de movimiento horizontal que tiende a ser circular, pues cae en la eterna rueda de nacimiento y muerte. El águila representa el pájaro que remonta alto vuelo y se eleva desde la Tierra hasta el Séptimo Cielo. En ese Cielo experimenta el destello de la inmortalidad, y a partir de entonces permanece como un vehículo del Señor, es decir, un Maestro de Sabiduría que sirve el Plan Divino.

Sagitario representa esta noble aspiración. Los aspirantes no pueden sino reorientarse hacia sus aspiraciones de discipulado cada vez que el Sol entra en Sagitario, alrededor del 22 o 23 de noviembre. La primera constelación de Sagitario se llama Mula. Signifi ca literalmente “esquina”. La esquina indica un giro. Y ese giro sucede durante trece días en el sendero solar. La esquina se transforma en un trampolín para aquellos que se preparan para el giro, un salto desde la superfi cie de lo mundano. La constelación Aquila (el águila), a unos cuatro grados de Sagitario, permite el despegue. Los aspirantes pueden aprovechar la oportunidad que el Señor del Tiempo ofrece anualmente en el mes de Sagitario, desde el 23 de noviembre hasta el 7 de diciembre. Se dice que las puertas de lo supramundano son abiertas por el Señor del Tiempo para que las almas trasciendan. Que los aspirantes y los discípulos lo aprovechen.



Dice que es la oportunidad para elevar el Sushumna en el angulo de sagitario, en lo personal agregaría si se esta preparado para uno de los mas grandes trabajos internos y todo lo que implica de tiempo, aspiración y dedicación...

Marcelo
Admin

Zodiaco : Pez Búfalo
Mensajes : 950
Fecha de inscripción : 22/11/2009
Edad : 43
Localización : Ciudad Autonoma de Buenos Aires

Volver arriba Ir abajo

Re: Sagitario - El Mensajero Lunar - Jupiter y Saturno

Mensaje  Contenido patrocinado Hoy a las 11:13


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.