Vishakapatnam - Brahma el Señor rezaba a Narayana el Señor y NARAYANA se aparecía a Brahma en su centro del corazó

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Vishakapatnam - Brahma el Señor rezaba a Narayana el Señor y NARAYANA se aparecía a Brahma en su centro del corazó

Mensaje  Admin el Dom 7 Ago - 16:22

Domingo 6 de Agosto 2011

Vishakapatnam Canto III


Brahma el Señor rezaba a Narayana el Señor y NARAYANA se aparecía a Brahma en su centro del corazón y Brahma estaba muy feliz y el rezaba al Señor dándole su esplendor. Esta es la segunda estrofa dada en el tercer canto. Es un poco difícil de recitar, pero uno puede hacer un esfuerzo para leerlo.

El señor dice a Brahma: “Tan solo recuérdame de esta forma en todo momento. Tú estarás Pleno. Serás feliz”. Si recordamos al Señor en nosotros y le rezamos, podremos verle a EL como nuestra imagen en el centro del corazón. La imagen será más hermosa que nosotros. Eso es porque el principio Divino es como el espacio. Él toma la forma en la cual reside. Si echamos agua en un vaso, el agua toma la forma. Si echamos agua en un tubo el agua tomará la forma de un tubo. De esta forma el señor te llena. El brilla en ti con más brillo y esplendor. El Señor sigue satisfaciendo nuestros deseos esperando que un día sea satisfecho y completo. Esto es porque que la gente va detrás del señor para satisfacer sus propios deseos. Pero nosotros no nos satisfacemos fácilmente. Nosotros tenemos suficiente dinero pero seguimos deseando tener más dinero. Tenemos todo lo básico, pero todavía queremos más confort. Algunos tienen mucho menos comodidades pero están mas satisfechos que algunos que tienen muchas más comodidades, pero no están nunca satisfechos. El primero de ellos es el conocedor mientras que el segundo es el ignorante.

La primera categoría es el devoto. Nosotros siempre buscamos lo que no tenemos. Nunca disfrutamos de las cosas que tenemos. Siempre aparecen cosas nuevas y nosotros seguimos comprándolas. Las cosas nos siguen atando cada vez más. Hay tantas cosas en nuestra casa que nos cansamos arreglándolas. Siempre estamos en un estado lastimoso.

Yo conocí a un profesor Tamil que se llamaba Vaidhyanadan que solía estar en VIZAKH. El prácticamente no tenía objetos en su casa. Solo tenia las cosas básicas. Si todas las cosas las hubieran puesto juntas hubieran cabido en una caja. Nuestras casas están llenas de cosas y necesitamos buscar sitio para pasar. Esto es nada más que la forma de nuestros deseos. ¿Cuanto tiempo vamos a seguir de esta forma? Alguna vez deberíamos preguntarnos el porque de todo esto. Deberíamos entender que esto es un juego interminable. El juego seguirá durante vidas y vidas. Nuestros deseos han de acabar. El final es solo cuando nos damos cuenta que no acabaran si vamos detrás de ellos.

Explicaré una historia. Había una vez un zorro que tenía un deseo: comer carne de ciervo. Una vez vio a un cazador matar un ciervo. El arrojó la flecha la cual tenía la sangre del ciervo. El zorro decidió al final probar la sangre aunque no comió la carne. Entonces empezó a lamer la flecha y cuanto más lamía más sangre salía. Que era esa sangre. Era la sangre del zorro que provenía de su lengua. Así que cuando estaba probando la sangre, se fue debilitando y al final se dio cuenta que estaba tomando su propia sangre. ¿Cuál es la moraleja de la historia? Nosotros somos igual que el zorro. Seguimos yendo detrás de nuestros deseos hasta que nuestros deseos nos debilitan, y finalmente nos damos cuenta de que no tienen fin. Cuando nos damos cuenta de esto es que se acaban los deseos. En este momento cuando el Señor dice: “Yo satisfaceré tus deseos”, eso significa que nos seguirá satisfaciendo nuestros deseos hasta que nos demos cuenta de que esto no tiene fin. Esto da como resultado la satisfacción y finalmente tú obtendrás la plenitud.

En este proceso, te das cuenta de que si tú permaneces con lo Divino, tienes plenitud. Incluso en este proceso de alcanzar lo Divino, hay dos caminos. Un camino es estar con lo Divino y todas las cosas van a ocurrir automáticamente. Otro es hacer las cosas por ti mismo. En este segundo camino, necesitas poner todo el esfuerzo y te agotas. Algunos siguen rituales, actos de servicio y todo, pero no se acuerdan de lo divino mientras están haciendo todo esto. Algunos simplemente estando alineados con lo Divino, el trabajo ocurre a través de ellos. Ellos nunca se sienten cargados o cansados. Si tú visualizas lo Divino en el centro del corazón y sigues recordándolo, todas las inteligencias que trabajan en ti te darán energía y trabajaras bien. Esto es por lo que se nos enseña a rezar por la mañana y después ir a trabajar. Esto es como cuando llenamos el depósito de gasolina y después viajamos. Si tú viajas sin llenar el depósito completamente tendrás que parar en algún momento.

La forma de lo cósmico se describe muy bien en el BHAGAVATAM. ¿Porque lo explicamos con tanto detalle? De esta forma podemos visualizar esta forma con todas las inteligencias cósmicas. Podemos considerarnos a nosotros mismos como una imagen de un a persona cósmica y ver la respectiva inteligencia cósmica en la respectiva parte del cuerpo. Cada ser en esta creación es un creador de su propia forma. Hay muchas personas que construyen escuelas, hospitales, ciudades, etc. Todo esto no es sino creación. La Voluntad, conocimiento y energía para crear proviene de lo Divino. En todo lo que hacemos (creamos) deberíamos tratar de complacer al Señor. Eso es lo más importante. Cualquier cosa que hagamos debería ser para complacer al Señor. Si seguimos complaciéndonos a nosotros mismos, entonces este trabajo nos atará.

Un aspirante fue a ver a Sri AUROBINDO y le preguntó: “Si yo hago algo que me gusta a mí, a la gente de mi alrededor no le gustará. Y si lo hago a su gusto, entonces no me gustará a mí. En ninguno de los dos casos estoy feliz. ¿Que debo hacer? Sri Aurobindo le contestó: “No hagas nada de acuerdo a tu gusto. No hagas nada para satisfacer a la gente a tu alrededor. Haz cualquier cosa para complacer al Señor. Esto te hará Feliz.” Por lo tanto lo más importante es complacer al Señor. Todas estas instrucciones son dadas por el Señor a Brahma el Señor. Estas son las instrucciones para nosotros también. Mientras hacemos algo, si sentimos que estamos haciéndolo nosotros eso es ego. Sin este sentimiento no podemos trabajar, pero con ese sentimiento atados por ese trabajo. Para asegurarnos de que no quedamos atados, debemos recordar que estamos trabajando para complacer al Señor. También deberíamos recordar que “YO SOY AQUELLO YO SOY”. Nuestra Voluntad, Conocimiento y Energía provienen de ÉL. Si lo olvidamos a EL, el ego nos domina y caemos.

Todo esto es lo que está explicando Maitreya a Vidura. Estas instrucciones se nos dan a nosotros para que no caigamos en la ilusión. Incluso después de saber esto caemos en la ilusión. Pero deberíamos hacer un esfuerzo para salir de esta ilusión una y otra vez hasta que estemos estables. Así tomando la voluntad, el Conocimiento y la Energía del Señor, Brahma creó a los seres, los cuales se llaman Naras. Na= No Ra= Destruir. De esta forma los Naras son los indestructibles. Son eternos Ayana es el proceso de creación y disolución. Así el ser es creado y disuelto pero siempre existe.

El uno que preside más allá de esto es el Señor, el cual llamamos Nara+Ayana= NARAYANA. De esta forma empieza la Creación y de esta forma continuaremos en la próxima clase.


Aclaración: Esta transcripción es sólo una copia de las notas tomadas en vivo cuya exactitud no es verificada y puede no reflejar la palabra del Maestro en su totalidad.

Admin
Admin

Mensajes : 424
Fecha de inscripción : 17/11/2009

http://maestros.mejorforo.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.